Como te infectaste del mal hábito de la baja autoconfianza
el mal habito de la baja autoconfianza

Como te infectaste del mal hábito de la baja autoconfianza

Erase una vez un pequeñin llamado Rodrigo y su infección de baja autoconfianza

El pequeño Rodrigo es ambicioso.

Va a dejar su zona de confort y hacer algo que nunca ha hecho antes: va a aprender a caminar.

Esta cerca pero no ha hecho muchos progresos por ahora.

Tiene poco dominado el arte de ponerse de pie y tan pronto como se suelta, 'plof' ... ¡Sentado de culo otra vez!

Pero aún no ha desarrollado el hábito de la baja autoconfianza, así que se levanta de nuevo y se da otra oportunidad.

Y otra.

Y otra.

Hasta que domine el arte de pararse sin sostenerse.

Pronto esto se convierte en una nueva zona de confort, así que quiere empezar a caminar también.

Le encanta moverse hacia su zona desconocida. Es un aprendiz, experimentador, entusiasta de la Zona de Desconocida.

Nuevos comienzos y confianza

Es bueno soñar grandes ideas o planear nuevos comienzos. Desafortunadamente muchas personas (demasiadas diría yo) no llegan más lejos de esta etapa de soñar.

Frente a la realidad de que nuestro sueño o nuevo comienzo significa salir de nuestra zona de confort, nos hace cambiar de opinión muy rápidamente.

Hemos perdido el entusiasmo por explorar y aprender.

En lugar de "comernos el día" nos encontramos con maneras de evitar tomar medidas. Una de ellas es retrasar la salida de nuestra Zona de Confort.

El hábito de la duda

El hábito de la baja autoconfianza está allí todo el tiempo para algunas personas: parece estar en el centro de su personalidad.

Para otros sólo surgen cuando piensan en hacer algo que les llevará a una zona más desconocida. Y ahí es cuando comienzan las dudas:

  1. Me gustaría hacerlo - pero no tengo ese tipo de confianza.
  2. Sí, pero tengo una baja autoestima - ¡no podía soportar esto!
  3. Es bueno - ¡pero me falta la confianza!

¿Sabes? La baja autoconfianza no es natural

La baja autoconfianza es una cosa aprendida; no es natural. Si fuera nuestro estado natural nunca aprenderíamos a caminar. Nos damos por vencidos después de caernos de culo la primera vez.

¡Incluso antes de que eso pase!

Mira el pequeño Rodrigo. Quiere ser capaz de levantarse y caminar. Y él no tiene un problema de confianza. Puedes ver esto en su cara y en su concentración. No se levanta para negociar. Esta vez (una vez más) sin duda va a levantarse, mantenerse erguido, y ¡dar esos preciosos pasos!

Y se mantiene enfocado en ello. En su mente, literalmente, "no tiene dudas" acerca de esto.

Caminará ...

Entonces, ¿cómo es que, pocos años después, Rodrigo pase de no tener "dudas" a tener "muchas dudas" en su mente?

Ahora no tiene la confianza para pedir una cita a esa chica. No puede mirar a los demás a los ojos. O ir a cualquier parte o hacer algo inusual con un grupo de amigos para reforzarlo.

¿Qué pasó con esa confianza?

En algún lugar a lo largo del camino de la decisión de voy a caminar aprendió a tener dudas .

Pasamos de dar una oportunidad a tener dudas .

Dudamos de que tengamos éxito.

Dudamos de que funcionará para nosotros.

Dudamos de que somos tan competentes o capaces como otras personas.

Dudamos que pudiéramos manejar el fracaso; si las cosas no funcionan la gente podría burlarse.

Dudamos de que la gente nos quiera.

Dudamos de que consigamos ese trabajo, así que ¿por qué molestarnos en intentarlo?

El "Programa de duda" en nuestro cerebro

Esta actividad de "dudar" -que en términos de PNL podríamos llamar nuestro Programa de Duda- se mantiene y se ve impulsado por la forma en que nos detenemos sin cesar en los contratiempos o en críticas, mientras ignoramos nuestros éxitos o elogios.

Hemos desarrollado la actitud de “podría ser mejor” o incluso la actitud de ''nunca llegaré a mucho ''. En unos pocos años hemos aprendido a dudar de nosotros mismos. Hemos desarrollado autosuficientes hábitos de 'duda' que pueden durar toda la vida ...

A menos que desafiemos esto.

Dejemos la baja autoconfianza y volvamos a la normalidad ¿te parece?

Para cambiar las cosas y volver a tener nuestra autoconfianza natural y robusta requerimos de una estrategia, determinación y un cambio en la actitud mental.

La actitud

  1. He desarrollado el hábito de pensar en las dudas.
  2. Este hábito es sólo una manera de pensar - no soy "yo" y voy a reemplazar este hábito.

Ahora que ha crecido, Rodrigo ha olvidado lo que sentía al experimentar su confianza original. Sin embargo, esta confianza es su estado natural. Él todavía tiene los patrones neurológicos de esa manera de pensar aunque  se han debilitado por la falta de “músculo mental” pero pueden ser restablecidos.

Y este avivamiento no requiere una gran revolución en el discurrir de la vida de Rodrigo. De hecho, lo mejor es hacer pequeños cambios y adherirse a ellos.

La baja autoconfianza no es una condición psicológica

La baja autoconfianza no es una "condición psicológica". Ni una aberración de carácter. Ni una debilidad. Es un accidente, una forma de pensar a la que nos topamos cuando somos muy jóvenes. Y se mantiene por la forma en que utilizamos nuestra imaginación.

Pero podemos usar nuestra imaginación para cambiar las cosas y recuperar nuestra confianza en nosotros mismos.

¿Tu mejor herramienta? ¡Tu imaginación!

Hemos construido y mantenido el hábito de la baja autoconfianza  utilizando nuestra imaginación. ¿Cómo? Nos imaginamos futuros fracasos. Revivimos viejos reveses y momentos embarazosos.

Esta imaginación y el repaso al pasado, “programa” nuestra mente inconsciente para mantener una actitud de baja autoconfianza en uno mismo.

Así que la mejor manera de reemplazar el hábito es usar la herramienta mental que usamos para crearla y mantenerla - ¡nuestra imaginación!

1. Tener un objetivo claro

Lograr algo es más fácil una vez que tiene un objetivo claro. Este objetivo o meta actúa como un faro para tu imaginación - dirige tus pensamientos y acciones en la dirección correcta.

¿Cómo puedes crear una meta? En este artículo y en este otro te explico más detenidamente como hacerlo.

Encontrarás que sólo haciendo esto comenzarás a desarrollar la creencia de que puedes lograrlo.

Sé Positivo :

Concéntrate en lo que quieres en lugar de lo que no quieres, por ejemplo, " tengo la intención de estar relajado y tranquilo en las situaciones ..." en lugar de "no quiero estar tan nervioso cuando hablo con la gente".

La versión positiva crea imágenes positivas que conduce a una actitud positiva. Desafortunadamente, lo contrario es cierto. La versión negativa " No quiero estar nervioso " puede crearte imágenes mentales de estar nervioso que conduce a una actitud nerviosa.

Encuentra evidencias

Detalla cómo actuarás de manera diferente cuando estés en este nuevo estado. ' Me moveré de esta manera, mi voz sonará así, voy a hacer estas cosas, etc. '

Define el Contexto

Decide dónde y cuándo tienes la intención de tener más confianza. Tu respuesta inmediata puede que sea "en todas partes", pero es una buena idea empezar por reducirla a una o dos situaciones, por ejemplo, " en el trabajo " y " cuando estoy en esta situación social ".

Que sea alcanzable

Aquí es donde compruebas tu creencia: "¿Puedo lograr esto por mí mismo? ¿Necesito de alguien que me ayude?”  Y asegúrate de que depende de ti alcanzar el objetivo y no de terceras personas o de situaciones que no puedes controlar.

Evalúa las Ventajas y desventajas

¿Cuáles son los beneficios y las desventajas de lograr tu objetivo?.

Los beneficios de trabajar para tener una mayor confianza en sí mismo puede parecer evidente, pero es una buena idea hacer una lista de estos, ya que vas a revisar tu objetivo con mucha frecuencia en las próximas semanas.

¿Y las desventajas? Bueno, requiere trabajo. Y requiere un poco de tiempo todos los días. Y, a veces, será un poco incómodo ya que tendrás que salir de tu zona de confort.

Decide si vale la pena

¿Por qué estás haciendo este cambio tan importante? ¿Con qué valores cumplirás? Una vez más, puede que sea evidente, pero sin embargo es una buena idea hacer una lista de estos.

A medida que pasas por estas 6 preguntas, desarrollando y refinando tus ideas, asegúrate de escribir las seis respuestas para que puedas referirte a ellas con frecuencia.

Comprométete con tu objetivo

Decide que estás en camino hacia la libertad - a ser libre de una forma de pensar que te limita. Reconoce que esto tomará un poco de tiempo para lograrlo, pero que cada pequeña libertad que consigas es mejorar tu vida.

Aprende de cada retroceso, también. Acepta que habrá un montón de momentos en que el viejo hábito entrará en acción (después de todo has estado con él durante un tiempo).

Se amable contigo mismo cuando te “resbales”: aprende de estos momentos y sigue adelante.

2. Usa tu pasado ... constructivamente

Intencionalmente minamos nuestra confianza natural por la forma en que usamos nuestra imaginación: imaginamos fracasar, ser criticados, abrumados por problemas, etc. Utilizar nuestra imaginación de esta manera funcionó "con éxito" porque aprendimos a dejar que las dudas nos dominen.

Por lo tanto, si nuestra imaginación es tan poderosa, vamos a usarla para recuperar la confianza en el modo de pensar.

1. Lista de buenos momentos

Muchos de nosotros pasamos por alto u "olvidamos recordar" los muchos ejemplos de confianza y éxito que hemos tenido a lo largo de nuestras vidas.

no recordar estos buenos momentos hace que parezca que nunca nos hemos sentido exitosos y confiados. Es como si siempre hemos sido así.

Para darle la vuelta, comienza a enumerar todos los momentos positivos, seguros y exitosos de tu vida. Pequeños y grandes: ese premio de ortografía o escritura cuando tenías siete años. El evento deportivo escolar cuando tenías nueve años. Obtener tu carnet de conducir. Y así sucesivamente.

Haz una lista, trayendo a tu recuerdo simplemente los momentos, para poder volver y revivirlos frecuentemente (ver el paso siguiente).

Una cosa muy interesante de esta actividad es que, una vez que comiences, más y más recuerdos comenzarán a aparecer. Así que asegúrate de añadirlos a tu lista.

2. Revive estos buenos momentos

Haz esto todos los días ...

Selecciona un recuerdo de tu lista. Relájate para que puedas concentrarte. Cierra los ojos si eso te ayuda. Ahora revive completamente las imágenes, los sonidos y los sentimientos de ese recuerdo como si estuviera sucediendo ahora mismo.

Cada vez que haces esto mejoras el recuerdo y recuerdas a tu cuerpo el patrón de neurología y química asociado con ese momento. Ahora los sentimientos de confianza se vuelven más fáciles de reconectar.

Haz tu ejercicio de revivir por sólo unos minutos. Y hazlo unas cuantas veces al día si tienes tiempo. Tal vez usando un recuerdo diferente cada vez.

3. Ensayo mental para pequeños éxitos

A continuación, utiliza tu imaginación para lograr y aprovechar muchas pequeñas victorias.

Crea una lista de pequeñas áreas en las que deseas estar más seguro, por ejemplo:

  • Hablar con extraños o con superiores en el trabajo.
  • Realizar llamadas telefónicas importantes.
  • Terminar una conversación con alguien que encuentres aburrido.
  • Ir a nuevos lugares sociales
  • Hablar en una reunión de trabajo

Ponlos en una jerarquía que van desde bastante fácil hasta desalentador. Tu objetivo es hacer que cada uno de ellos sea bastante fácil en las próximas semanas.

Ahora, uno a la vez, utiliza el siguiente método simple de ensayo mental para construir tu confianza para gestionar cada uno de ellos:

  1. Prepárate el escenario. Imagínate siendo eficaz, cómodo y exitoso en ese escenario. Hazlo como si te estuvieras mirando en una pantalla. Añade muchos detalles para que el escenario sea más realista. Haz esto un par de veces cada día durante unos 3-5 minutos. Sólo un escenario a la vez, hasta que te puedas imaginar estar a gusto en esta situación.
  2. Hazlo en la vida real. Cuando puedas imaginarte cómodo en ese escenario, hazlo en el mundo real. Haz esto tan pronto como sea posible, antes de que el viejo hábito de duda inicie y socave tu nueva confianza.

Incrementa tu lista, estirándola un poco más cada pocos días o cada semana. Tu objetivo es construir tu confianza a través de un montón de pequeños éxitos.

RECURSO ADICIONAL...

confia en ti mismo

CONSIGUE ESTE AUDIO ESPECIAL + EBOOK Y LLÉVATE UN TÁNDEM GANADOR A UN PRECIO GENIAL

10,95€

Por 10,95€. Pago online con Tarjeta de crédito o PayPal.

Este audio no es recomendable si tienes estados de epilepsia. Consulta a tu médico

La baja autoconfianza es un accidente

Recuerda que la autoconfianza robusta es nuestro estado natural.

La baja autoconfianza en un mismo es un accidente. Adquirimos el hábito en un momento en que éramos demasiado jóvenes para pensar por nosotros mismos y cuando estábamos a cargo de otras personas.

Dicho esto, es difícil " deshacerse " de un mal hábito. De hecho, esta es la razón por la que muchos nuevos comienzos en el cambio personal no tienen éxito.

En lugar de intentar deshacerse de un mal hábito, reemplázalo por uno nuevo que practiques hasta que se convierta en la nueva norma. De esta manera es relativamente fácil cambiar un hábito, por mucho tiempo que haya estado en tu vida.

Pon los consejos anteriores en práctica durante cuatro a seis semanas y disfruta de la diferencia ...

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Deja tu comentario: