Diferencias Entre Metas Claras y Precisas y Sueños Difusos y Vagos (1)

Diferencias Entre Metas Claras y Precisas y Sueños Difusos y Vagos (1)

Por qué tener Metas Claras y Precisas es lo mejor para tu Autoestima

La PNL ofrece excelentes herramientas para el diseño y la consecución de objetivos personales y el establecimiento de metas claras y precisas.

En la PNL prestamos mucha atención a la aplicación, diseño y seguimiento de los propios sueños y al establecimiento de metas claras y precisas.

Hacemos esto porque sin metas claras y precisas se corre el riesgo de que se serpentee por la vida, sin rumbo.

O ir por la vida sin un sentido de propósito.

¡Voy a ser una gran estrella!

Lucas iba a ser una persona de gran éxito. En su mente iba a tener un gran negocio en un área y luego en otra y luego en otra. Tenía grandes ideas y la riqueza de su visión siempre fue impresionante.

Sabía exactamente quiénes iban a ser sus clientes, donde se asentaría, cómo iba a dar a conocer su empresa, cuánto dinero ganaría, etc. Él sabía exactamente los cambios de vida que su éxito le proporcionaría.

Sin embargo, cada vez que se acercaba a completar sus planes,  cambiaba de opinión y comenzaba a centrarse en una empresa diferente.

También iba a ponerse en forma (su modelo sería cuando estaba en su adolescencia).

Y volver a jugar al rugby.

Y perder peso.

Y tener una mejor vida social.

Y tener una relación estable.

De hecho, su vida iba a ser grande… un día …

El problema era que Lucas fue siempre “un vividor de sueños” – y probablemente todavía lo es.

¿Metas claras y precisas o sueños?

Es muy bueno tener sueños. Deseos “caprichosos” acerca de ser exitoso, tener una mejor vida social, tener una buena casa, estar en forma, etc. están bien…

… siempre y cuando sepas que son sólo eso, sueños.

Y que no debes confundirse con metas claras y precisas.

Si realmente quieres lograr tus metas en la vida hay algunos conceptos que necesitas saber con el fin de distinguir entre lo que es un sueño y lo que es una meta clara u objetivo – para que no caigas en la trampa de ser siempre “vivido de sueños”

Vamos a verles…

(1) Los objetivos y metas se definen claramente

Los sueños son difusos y vagos.

En las metas detallas precisamente lo que quieres, por qué lo quieres, y cómo vas a conseguirlo. Y tienes que testar tu objetivo para establecerlo de una forma atractiva y realista.

Las metas son claras y precisas.

(2) Las metas claras y precisas se visualizan “disociadas”

Vivimos en nuestros sueños o fantasías – ver, oír, y sentir como si estuvieran sucediendo en este momento.

Y los objetivos se disocian.

Esto significa que nos visualizamos a nosotros mismos disfrutando de la meta ‘allá’ como en una instantánea o película y que luego nos sintamos atraídos hacia ella.

Si nos asociamos con ellos (como si fuéramos protagonistas) o vivimos en nuestros objetivos personales corremos el riesgo de sentir la consecución del objetivo con menos intensidad por haber logrado el objetivo. Esto significa que hay poca motivación para hacer realidad cualquier cosa para lograrlo. Podemos disfrutar de la ilusión de haber llegado sin tener que viajar… pero es una ilusión.

No obstante cuando estás tratando por primera vez una idea es útil asociarse a ella (ver, oír y sentir como si estás viviéndola en primera persona).

Fantaseas al vivir tu sueño, y te das la oportunidad de comprobar lo que se sientes y si es suficientemente atractivo.

Sin embargo una vez que hayas comprobado esta “atracción” es hora de disociarse de ella y ‘verse’ en ella como si fueras un espectador de una película. Esto crea la sensación de empujarte hacia su consecución.

Digamos que tienes una meta clara y precisa, como reemplazar la ira con calma, o si quieres bajar de peso, o quieres convertirte en un ex fumador.

Inicialmente imagina lo que se siente al estar más tranquilo o más delgado o libre de tabaco…

¡Wow es grande!

Sería como tener una pequeña muestra de perfume.

Pero si sigues fantaseando sobre cómo de maravilloso te estas sintiendo, puedes correr el riesgo de quedarte sin la motivación necesaria (ese es otro aspecto importante para lograr objetivos personales) para realmente “hacer” algo para calmarte o para ser más delgado o para convertirse en una persona sin tabaco.

Ya estás disfrutando de los sentimientos de haber llegado – incluso si es sólo una ilusión (el cerebro no distingue claramente que es imaginado y que es real).

Así que hay que parar y pasar a la siguiente fase.

Tienes que salir de la fantasía y verte ‘desde fuera’ como si estuvieras viendo una película de ti mismo cuando hayas alcanzado claramente tu meta.

Esta se convertirá en la imagen de la motivación.

(3) Las metas claras y precisas se vinculan con los valores

Muchas veces perseguimos objetivos de estilo de vida, ya que “compramos” las ideas de lo que es correcto para nosotros de los demás Hemos tenido mucha presión de “ellos” para cambiar eso, así que cedemos y empezamos a cambiar.

Pero tales objetivos son poco probables de que tengan éxito porque el objetivo no está relacionado con tu dirección personal ni con tus valores internos.

En su forma más simple nuestros valores son aquellas cosas que consideramos importantes en nuestra vida. Nos provocan los sentimientos hacia lo que nos movemos o nos alejamos.

La gente puede querer reemplazar la ira con calma porque desean sentirse más en control, ser un mejor modelo a seguir para sus hijos, ser más responsable de sus propios estados de ánimo, etc. O pueden perseguir este objetivo para evitar sentirse culpable por alterar a otros, o en parecer odioso o infantil por tener una rabieta, o para evitar ser pasado por alto en una promoción en el trabajo, ya que no se perciben como muy estables.

La persona con sobre-peso podría querer ser más delgado con el fin de sentirse más saludable, para ser capaz de usar diferentes tipos de ropa, o para ser capaz de caminar con orgullo a lo largo de la playa en verano. O tal vez deseen dejar de ser avergonzados por su tamaño, o estar sin aliento al subir escaleras, o no poder usar ropas más elegantes.

El fumador puede desear mirarse con más confianza, para oler mejor, o para sentirse más saludable. O puede desear evitar esa mirada patética de los demás cuando tienen que estar fumando de pie en la acera y al frío o lloviendo fuera de su lugar de trabajo.

Por cierto, tenemos normalmente una mezcla de factores de motivación entre lo que queremos sentir y también entre lo que queremos evitar.

Este proceso lo detallaré en el próximo post.

(4) Las metas claras y precisas tienen que adaptarse a tu Auto Imagen.

Si has estado intimidando a las personas con tu temperamento durante años es un gran paso cambiar de repente y convertirte en una persona más tranquila que discute y negocia en vez de despotricar y exigir.

Si tienes sobrepeso durante años es un gran cambio convertirse en una persona activa que come sanamente.

Y si te has fumado un paquete al día (yo fumaba dos 😥 ) desde tu adolescencia un montón de aspectos de tu imagen de tí mismo estarán estrechamente asociados con el consumo de cigarrillos.

Nuestra imagen que tenemos de nosotros mismos es nuestro modelo fuera de la conciencia de lo que cabe y lo que no encaja con lo que somos.

Cuando haces un cambio de estilo de vida significativo y estableces unas metas claras y precisas, es importante actualizar cómo te percibes a tí mismo mediante la sustitución de la vieja percepción con la nueva ya que de lo contrario el cambio pude llegar a ser una lucha. Para ello, tener un montón de películas mentales bastante detalladas de tu nuevo” yo” en diferentes escenarios y asegurando de hacer estas imágenes atractivas y convincentes.

Si deseas moverte más allá de ser una “persona enojada” imagínate el manejo de situaciones difíciles con mayor eficacia – en el trabajo, durante la conducción, en el hogar, social, etc. – y permitiendo a la gente  ‘salirse con la suya “. 😉

Si quieres ir más allá de ser un ‘gordo’ empieza a verte a tí mismo participando y disfrutando del ejercicio, usando diferentes prendas de vestir, mezclándote con la gente que es más delgada y más vital.

Si quieres ir más allá de ser un “fumador de cigarrillos ‘comienza a visualizar escenarios en los que estás a gusto sin la “muleta” de la nicotina, sintiéndote a gusto alrededor de personas fumadoras, y disfrutando de tu recién descubierta vitalidad.

(5) Las metas claras y precisas se vinculan con un plan de acción

Los sueños son fantasías de libre flotación que no están vinculados con un plan.

¡Jo, qué bien me ha quedado la frase! 😀

Las metas claras y precisas tienen un plan de acción realista y oportuno. Tú determinas lo que vas a hacer y cuándo hacerlo. Tu plan de acción detalla lo que vas a invertir en tu meta y cuando vas a hacer esto.

Esto en el siguiente post ¿vale?

¿Ahora qué?

Digamos que deseas perseguir una meta u objetivo. ¿Cómo puedes empezar a aplicar estas ideas?

El peligro puede ser la impaciencia.

A menudo hemos estado “vamos a’ ir a por ello” durante tanto tiempo que una vez que nos decidimos a hacerlo nos convertimos en impetuosos. Esto funciona para algunas metas y para algunas personas, pero para la mayoría de nosotros lo mejor es hacer un poco de preparación.

En este momento, estamos a pocos días en el Año Nuevo. Este es un momento en que muchas personas todavía están pensando o que aún están luchando con las decisiones de Año Nuevo. Pero las decisiones de Año Nuevo pueden ser contraproducentes.

Piensa en ello.

Los primeros días del Año Nuevo tienden a ser un período bastante perturbador. Muchas personas se encuentran aún en medio de sus vacaciones de Navidad y sin duda el 1 de enero para algunas personas no es un buen momento para tomar cualquier decisión por la forma en que sienten después de las celebraciones de la noche anterior.

Hacer un cambio significativo en tu vida, que es lo que las decisiones en este momento del año se trata, requiere un poco más de análisis sobre ello si te lo vas a tomar en serio.

En muchos sentidos, tomado las decisiones sobre el “estímulo del momento” y la pervivencia de estos durante unos pocos días es contraproducente. Tienes tu pequeña ráfaga de entusiasmo y luego la realidad te pone en tu sitio y vuelves a deslizarte de nuevo en las viejas costumbres. Como resultado, te encuentras realmente en peor situación que si no hubieras comenzado porque tu confianza en tu capacidad de cambiar y tu autoestima te habrá hecho mella.

¿Te es familiar esto?

Así que selecciona tu objetivo con cuidado. Ejecútalo a través de los cinco pasos anteriores – en especial, en esta primera etapa, la etapa de la propia imagen.

El próximo post te explicaré cómo hacer que tus metas sean claras y precisas y en el siguiente te explicaré cómo hacerlas motivadoras.

Vivir una vida de sueños y nunca hacerlos o nunca completarlos, no es una receta para una autoestima sana ni para tu felicidad.

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Deja tu comentario: