Cómo Tener Grandes Relaciones Personales
Como Tener Grandes Relaciones Personales

Cómo Tener Grandes Relaciones Personales

Una de las claves para una vida exitosa y feliz es la capacidad de tener buenas relaciones personales (en casa, en el trabajo y en tu vida social).

Las siguientes sugerencias se basan en las habilidades y actitudes de personas que desarrollan y mantienen relaciones personales maravillosas.

Sé un buen oyente en tus relaciones personales

Y mostrar un interés sincero en lo que está pasando en la vida de la otra persona. Recuerda que tenemos una boca, pero dos oídos y utilizar esto como un recordatorio de lo mucho que hablamos en comparación con la cantidad de escucha que realizamos.

Ponte en los zapatos de la otra persona

Como un buen oyente ponte momentáneamente en el mundo de la otra persona (sin ser absorbido por sus estados negativos). Estar en el mundo de la otra persona requiere que escuches con franqueza. En otras palabras, mientras escuchas haz eso y sólo eso: escuchar.

Esto puede tomar un poco de práctica ya que la mayoría de la gente tiende a escuchar parcialmente, mientras se prepara internamente o ensayando lo que van a decir a continuación.

Acostúmbrate a respetar el modelo del mundo de los demás para desarrollar buenas relaciones personales

Impregna tus relaciones personales de empatía en lugar de simpatía

La empatía significa comprender y tener una idea de su dificultad, sin tratar de involucrarse menos que se te pide. Simpatía, estás de alguna manera, sintiendo lástima por ellos, e indica, además de una falta de respeto, que ellos, por sí mismos, no tienen los recursos para manejar su propia dificultad.

En tus relaciones personales busca buenos puntos en la otra persona

Habrá un montón de ellos, sin duda y es una mejor opción si prestas más atención a sus puntos buenos que a sus imperfecciones.

Cuanto más descubres los buenos puntos de una persona más te centras en estos y aumentas tu respeto hacia ellos.

Mantenerse en contacto

¡Cómo vas a tener buenas relaciones personales sin preocuparte por ellas!

Aunque la última vez que estuvisteis juntos fuera unas horas antes, tomando el desayuno tal vez, ¿qué tal una llamada telefónica de un minuto para preguntar cómo va su día?

¿O un correo electrónico de una línea o un WhatsApp?

Las relaciones personales a larga distancia se pueden soportar durante décadas si están bien nutridas. Te lo digo por experiencia. Una carta, una tarjeta, una llamada telefónica o un correo electrónico de vez en cuando van a nutrir y mantener la relación.

¿Cuál es su punto de vista?

Ser capaz de ver el mundo desde su punto de vista. Esta es probablemente, la más importante habilidad relativa en las parejas estables, en las amistades y en los negocios.

Y la más difícil de llevar a cabo….

Si estuvieras en sus zapatos, con sus sentimientos, creencias, valores, antecedentes, etc., ¿cómo ves la situación desde ese punto de vista? ¿Cuáles serían sus necesidades o expectativas o preocupaciones?

Respetar sus puntos de vista

Y si hablamos de dificultad… ¡¡Ya no te digo esta!!

Reconocer que vemos las cosas de manera diferente.

Que todos tenemos una visión del mundo diferente.

Esta visión o modelo de la realidad se basa en nuestra experiencia de la vida hasta ahora.

Nadie tiene una visión del mundo “correcta” o “incorrecta”, es una cuestión de opinión y, al igual que tus puntos de vista cambian de vez en cuando, también lo harán los suyos.

Tomar el tiempo necesario para conocer su siempre cambiante visión del mundo te llevaría a aprender cosas que enriquecen o amplíen tu mundo y tu manera de pensar mejorando así tus relaciones personales.

Acepta las imperfecciones

Reconocer y tolerar las debilidades e imperfecciones de una persona. Después de todo esas “debilidades” son evaluaciones subjetivas basadas en tu visión del mundo.

Y recuerda que no existen personas perfectas; la mayoría de nosotros estamos haciendo lo mejor que podemos en cada momento, trabajando para reducir el número y la magnitud de nuestras imperfecciones.

Y es un proyecto que dura toda una vida.

Tener razón o ser feliz. That´s the question

¿Alguna vez has notado, sobre todo en las relaciones familiares, lo fácil que es entrar en “Estás equivocado, yo tengo la razón?

¿Has notado lo tonto que es, cuando os habéis hecho daño el uno al otro y hacerlo de nuevo?

Y esta…

¿Decidir juntos hacer algo y después hacerlo a tu manera?

Decide entre tú y tu pareja / amigo/a que es más importante…

“ser feliz o tener razón.”

Decide que cada uno va a mantener un sentido de la perspectiva y el objetivo de evitar las discusiones estúpidas sobre “temas importantes”, como por qué la otra persona no puso la leche en la nevera la noche anterior, se olvidó de comprar uno de los alimentos de la lista cuando se fueron de compras, etc. Eso os va a dar permiso de ser humanos y, que de vez en cuando, se olvidan las “reglas de la casa” y se comete errores sin tener que sufrirlos después.

Recuerda que la vida es finita

¿Qué pasaría si de repente tu médico te dice que te quedan tres meses de vida? ¿Los perderías en discusiones y enfados con amigos y familiares? ¿Cuántos elogios y gestos de “te amo” harías? ¿Cuánto tiempo más vas a pasar con tus seres queridos?

La razón por la que a menudo aplazamos estas cosas es que asumimos que la vida continuará para siempre y que nos pondremos al día con ellos algún día de estos.

Y podría ser demasiado tarde cuando lo hagamos.

Me he encontrado con tantos padres que se perdieron la infancia de sus hijos porque estaban “demasiado ocupados” en sus carreras profesionales, o en las tareas domésticas. Entonces, cuando quisieron estar con sus hijos, “los niños” ya no estaban interesados ​​ ya que aprendieron a vivir sin la atención de los padres y siguieron adelante con sus vidas.

Deja de tratar de cambiar a la gente

Este es un defecto muy común en las parejas estables. Recuerda que no elegiste a la persona que tienes al lado todos los días por su potencial de ser la persona a la que querías convertir. Estáis juntos porque os amabais y te gustaba como era.

Así que ¿cómo es que cuando empezamos a vivir juntos, o nos casamos, cambiamos y nos empezamos a desplazar de las listas de los “buenos puntos” a la de las cosas que no nos gustan de ellos?

Pruébalo tu mismo

¿Cómo te sientes cuando alguien te enumera y se complementa en tus puntos fuertes?

¿Cómo te sientes cuando una persona enumera y te critica por tus fracasos?

¿Cuál de estas acciones haces con las personas más cercanas a ti? Tomate un momento ahora mismo para considerar cómo esto te debe hacer sentir a ti mismo y a las personas que te rodean.

En las relaciones personales valora las diferencias

Valorar las diferencias en la forma en que tu y la otra persona pensáis y tratar de aprender de ella. Esto es similar al punto anterior.

A menudo son nuestras diferencias las que hacen que se estimulen las oportunidades de aprendizaje en las amistades y en las relaciones personales. Cuando nos conocemos por primera vez, es la similitud entre nosotros lo que nos permite unir y crear una buena relación. Pero como llegamos a conocer a la otra persona mejor es cuando comenzamos a reconocer las diferencias profundas.

Potencialmente estos producen la fuerza en la relación.

Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros Ken Blanchard

Como un equipo, nuestros puntos fuertes y débiles combinados hacen que la asociación sea mucho más fuerte que el total de nuestras fortalezas individuales.

Deja a ser clarividente en tus relaciones personales

Asume la responsabilidad de los efectos de tu comunicación. Las buenas intenciones no son suficientes.

No basta con buenas intenciones cuando se comunica; la gente sólo puede responder a qué y a cómo se comunica. Ellos no pueden leer tu mente y saber lo que querías decir (bueno… algunos lo intentan)

Debes comunicarte sabiendo que eres responsable de la respuesta que obtienes de la otra persona.

Y si la otra persona no está respondiendo como habías esperado necesitas cambiar la forma en que te estás comunicando con ella, de lo contrario es simplemente una comunicación ineficaz.

La comunicación interpersonal puede ser un poco como un campo de minas en un primer momento. Si te precipitas ciegamente, con la buena intención de obtener un resultado determinado, es probable que tropieces en algunas minas.

Pero no tiene sentido culpar a las minas.

Lo que es importante es averiguar la forma más eficaz de conseguir hacer llegar tu mensaje a la persona con quien te estás comunicando. No sólo tienes que dar un mensaje adaptado al estilo de pensamiento de la otra persona sino también tiene que estar adaptado a su estado de ánimo en ese momento en particular.

Valora lo que tienes

Valora lo que tienes en la relación o amistad. Aceptas a la persona como un “acuerdo global”. Sin embargo, como conocemos a la otra persona mejor, muchos de nosotros tenemos una tendencia a querer cambiar a los demás como creemos que tienen que ser.

¡Y luego procedemos a una implacable campaña para cambiarlos!

Esto, por supuesto, da lugar a discusiones, resentimientos y sentimientos heridos en las relaciones personales.

Desarrolla una visión a largo plazo

Especialmente en momentos difíciles en tus relaciones personales. Muchos de nosotros hemos tenido la experiencia de estar en una relación de amor y de pronto uno de esas “minas interpersonales terrestres” explota…

..y a menudo desde un comienzo bastante trivial, se intensifica.

Reconociendo que esto sucede incluso en la mejor de las relaciones, es el momento de entrar en silencio y preguntarte ¿Razón o ser feliz? Así que da marcha atrás, evita injuriar o hacer comentarios hirientes, cede en trivialidades, y reconoce que la otra persona es un ser humano, igual que tú, y sujeto a ataques de irracionalidad al igual que tu. (Bueno es así, ¿no? ¿O eres una de esas personas tristes que tienen que creer que tienen la razón todo el tiempo?)

Reconoce su especialidad

Ten en cuenta que todos los que conoces son superiores a ti de alguna manera y trata de aprender de ellos. Todo el mundo tiene una historia que contar, una habilidad para compartir, una visión para enriquecer el mundo.

Y sólo aprenderás de ellos cuando haces el espacio necesario. Y cuando has refinado tu capacidad para escuchar, realmente escuchar.

Pero no podemos hacer esto si somos como francotiradores, tratando de cambiarnos entre sí, o estando empantanados en el día a día de nuestras rutinas y habiendo perdido de vista el panorama general y la visión a largo plazo.

Está bien no ser perfecto.

Permite que otros vean tus propias debilidades, vulnerabilidades e imperfecciones – después de todo eso nos hace “humanos”.

Sin estas imperfecciones… ¡seríamos demasiado buenos para ser verdad! J

Así que date la libertad de ser una persona y renuncia a esa búsqueda de ser la perfecta esposa, marido, padre, madre, amigo. Simplemente se una persona imperfecta y bastante deficiente y con sentido del humor acerca de tus imperfecciones.

Valora tu propio tiempo, individualidad y necesidades.

Evita el Síndrome del Mártir (“Después de todo lo que he hecho por ti / ellas / etc. Este es el agradecimiento que recibo, etc.”)

Hazte espacio para tí mismo, tus intereses, tu desarrollo personal y tu tranquilidad.

Buff… ya te estoy escuchando…

“Esto no es fácil si tienes una familia, un trabajo y un montón de cosas por hacer.”

Y la alternativa que eliges es poner tus necesidades a un lado por el momento hasta que…

…empecemos la familia, hasta que los niños han empezado la escuela, hasta que los niños han dejado la escuela, hasta que los niños han creado sus familias, hasta que tengamos las finanzas resueltas, hasta que haya redecorado la casa, estemos jubilados ….

Ups! ya es demasiado tarde…

Ve tu vida como un proceso continuo de aprendizaje.

Sí, siempre hay algo que aprender, nuevas formas de hacer las cosas, y refinamientos adicionales que realizar en tus puntos de vista, para ser menos propenso a ser autocrático y dogmático y evitar la tendencia a imponer tus puntos de vista y tu voluntad en tus relaciones personales.

También mantener una actitud abierta y flexible a la vida y a la gente.

Y será más fácil vivir contigo.

Evita tomar las cosas demasiado en serio

Y permite a los que te rodean la libertad de no tomarlas demasiado en serio, tampoco. Ten un sano sentido del humor hacia ti mismo. Si sabes que no eres perfecto ¿Por qué te pones nervioso o irascible cuando los demás lo reconocen y destacan tus imperfecciones con humor?

Aprende de tus errores y ve el lado divertido de ellos.

Tendrás mejores relaciones personales.

Mantén tu vitalidad.

Más que cualquier otra cosa, la mala salud y el cansancio socavará tus buenas intenciones, tu sentido de la perspectiva y tu sentido del humor repercutiendo enormemente en buenas relaciones personales.

Ponte en acción (1)

¿Por dónde empezar? Hay demasiados elementos en la lista anterior para tratar de poner a todos en práctica al mismo tiempo. Si quieres hacer todos al mismo tiempo no vas a conseguir nada.

Bueno si…

¡Abandonar!

Así que elige uno o dos que resuenen contigo y utilízalos durante dos o tres semanas. (No sé por qué esto debería ser así, pero, cuando trabajo con la gente, me he dado cuenta que un cambio de comportamiento o de actitud es más probable que dure si se ha practicado durante unas 3 semanas.)

Ponte en acción (2)

¿Qué tal si imprimes este artículo y lo practicas con un ser querido? Decide entre ambos qué elemento es más relevante para vuestra relación en este momento y trabajar en él, como un equipo, por unas semanas.

 

Si te ha gustado el artículo “Cómo Tener Buenas Relaciones Personales, dale un “Me gusta”. Si conoces a alguien a quien le pueda interesar, compártelo en tus redes sociales. Y si tienes algo que decirme, hazlo en un comentario.

 

 

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Deja tu comentario: