De Nervioso A Confiado En 5 Segundos Con El Anclaje
De Nervioso A Confiado En 5 Segundos con El Anclaje

De Nervioso A Confiado En 5 Segundos Con El Anclaje

Hay una técnica utilizada en la PNL que puede ser tan poderosa en cambiar tu estado interno que casi debería tener una advertencia de salud del Gobierno solamente con intentarla. 😛

Los comunicadores profesionales la usan, los atletas y los deportistas de alto rendimiento la usan y millones de personas comunes la utilizan todos los días.

Y eso se debe a que es….

¡Jodidamente increíble!

Si te gustaría ser capaz de pasar de un estado nervioso a uno confíado y tranquilo en pocos segundos y sin usar drogas….

Sigue leyendo. …

Pavlov y su lindo perrito

Deja que te lleve atrás en el tiempo

A un siglo más o menos a la Universidad de San Petersburgo, en Rusia, donde un estimado fisiólogo, Ivan Pavlov tenía un lindo perro (en realidad tenía más de uno, pero eso a ¿quién le importa?) J

Pavlov era conocido en todo el mundo por su trabajo en el condicionamiento clásico y recibió el Premio Nobel por su trabajo en 1904.

Quizás probablemente conoces el quid de la historia del perro de Pavlov.

Y si no te la cuento….

Llamaba a su perro a la hora de cenar haciendo sonar una campana. El hambriento cachorro retozaba y salivaba hasta conseguir su comida..

Todo estaba bien en su mundo…

Pero entonces, un día Pavlov hizo sonar la campana y el muy cabrón cruel no le ofreció al perrito su alimento.

Sin embargo, se dio cuenta de algo extraño. A pesar de que no había ninguna hamburguesa o un trozo de carne de buey a la vista, el perro continuaba salivando como si lo hubiera.

Pavlov descubrió el reflejo condicionado o respuesta condicionada.

Y así es como las cosas permanecieron por muchas décadas. Sí, la ciencia ahora entiende que un evento puede desencadenar otro (con los seres humanos y animales) cuando no hay conexión física, pero nadie sabía exactamente por qué.

La tecnología moderna suministra la respuesta con la llegada de fMRI ( imagen por resonancia magnética funcional) y PET Scans y la posibilidad de empezar a obtener una comprensión mucho más clara de cómo funciona el cerebro.

El cerebro se cambia a si mismo

En su brillante libro, The Brain That Changes Itself: Stories of Personal Triumph from the Frontiers of Brain Science de Norman Doidge (sólo está en el idioma de Shakespeare) utiliza un término de la neurociencia que había estado en “circulación” hace poco tiempo, y que no fue utilizado ampliamente fuera de los límites muy estrechos de un área muy pequeña de la investigación académica.

“Las neuronas que disparan juntas, permanecerán conectadas.”

Es una de esas frases brillantes que casi se explican por sí mismas.

Puedes leer algo más al respecto aquí

Describe un mecanismo básico de plasticidad sináptica en el que el valor de una conexión sináptica se incrementa si las neuronas de ambos lados de dicha sinapsis se activan repetidas veces de forma simultánea

En PNL esto se llama un ancla y en psicoterapia a menudo se llama un disparador.

Tienes docenas de anclas, algunas buenas, otras malas.

Quizás tengas un cierto olor que inmediatamente te recuerda a una época feliz durante tu infancia.

Igualmente, es posible que tengas un ancla negativa como una canción que cuando la escuchas te hace sentir triste de inmediato, incluso antes de haber tenido la oportunidad de pensar en ella.

Tal vez esa canción estaba en la radio cuando oíste malas noticias o cuando pillaste a aquel gato en la carretera.

El Chocolate con Churros

En mi adolescencia, una vez me puse muy enfermo después de comer un chocolate con churros.

Aunque en realidad ese episodio no tenía nada que ver con el chocolate.

Ni con los churros

Fue pura coincidencia.

Pero mi cerebro no lo creyó así, y la sola idea de pedir o ver un chocolate con churros durante más de una década me hizo sentir náuseas.

Había desarrollado una respuesta pavloviana, o lo que en PNL llamamos un ancla.

Lo realmente bueno de las anclas es que podemos fabricarlas nosotros mismos.

Y que puedes hacer consciente.

Y utilizar a voluntad

No necesariamente tienen que producirse de forma natural (inconsciente), y como he dicho, son ampliamente utilizadas por las personas en los deportes, conferencistas, y casi cualquier escenario donde la gente quiere ser capaz de cambiar rápidamente su estado.

Probablemente el uso más popular de esta herramienta es crear un ancla para sentir un estado de confianza (de ahí por qué son utilizadas frecuentemente por oradores públicos) para que la persona pueda pasar de un estado de temor o nerviosismo a uno de confianza.

Bastantes cosas interesantes eh?

Configuración de Anclas

Antes de entrar en cómo realizar un anclaje, un par de palabras de advertencia:

En primer lugar, a la hora de establecer un ancla, estás utilizando tus sentidos para crear un estado en el que deseas poder acceder a tu antojo en una fecha futura o ahora mismo.

Por lo tanto, tienes que tener cuidado de no estar en un estado o emoción subyacente más fuerte de la que quieres realizar.

En otras palabras no fijar un anclaje si te sientes mal, con un humor horrible o tienes cualquier otra experiencia de vida negativa en la que te encuentras inmerso/a.

Además, está diseñado para dar una corta y aguda sacudida al tu sistema nervioso para moverte de un estado a otro rápidamente.

Y lo que quiero decir con esto es que, si estableces un ancla para un estado de confianza, disparándolo puede darte la sensación de confianza que deseas, pero no es permanente.

Ahora puede que te preguntes por qué tanto alboroto y cuál es el punto al que quiero llegar con todo esto para tan poco rendimiento, así que voy a explicártelo.

Usemos el ejemplo de confianza para dar una presentación o para dar una conferencia y hablar en público.

Muchas personas te dirán (o inclusive tu si lo has experimentado) que sienten muchos nervios al principio, pero que cuando se meten en el “lio” se pasa.

El anclaje es para ellos

Sin embargo, si sus nervios nunca se disipan o empeoran cuanto más tiempo están en el escenario, establecer un ancla es de poco o ningún valor.

En tales circunstancias, es probable que tengan que contratarme.

Ponte Cómodo Que Empezamos

Encuentra una silla cómoda o incluso en la cama y toma algunas respiraciones profundas y relájate completamente.

Elije un sitio de tu cuerpo donde quieres realizar digamos, un ligero apretón, un toque.

En los primeros días de la PNL muchos de los primeros instructores enseñaron anclaje apretando la rodilla.

Aunque algunas veces esta parte del cuerpo puede ser poco útil.

Imagínate caminando en el escenario, y de repente, te das cuenta que necesitas una inyección de confianza y frenéticamente te inclinas furiosamente apretando la rodilla…

¡Vaya caras las de tu audiencia!

Y tampoco es recomendable anclar en una zona del cuerpo que utilizas muy a menudo.

Por ejemplo si te sientas a meditar con el pulgar y el dedo índice tocándolos juntos, entonces no establezcas un ancla con el dedo pulgar y el índice.

A mí me gusta el lóbulo de la oreja, porque es agradable y carnoso (más conexiones nerviosas) y es fácil de hacer a escondidas sin que la gente te apunte y grite “¡Mira se está disparando un ancla!”

Una vez dicho esto, hazlo donde más te guste y que no consigas que te arresten 😀

¿Listo?

Bien, sigamos…

Ahora, quiero que pienses en un momento en el que estabas totalmente seguro de algo.

Cualquiera que sea la escena. Podría ser algo tan mundano como la confianza de poder hablar con un compañero de trabajo, o cocinar la cena sin quemar la casa.

O podría ser algo más potente como la vez que venciste a Gary Kasparov al ajedrez o tenías a Manny Pacquiao (PacMan) en un mar de lágrimas porque lo estabas mirando de arriba a abajo. 😆

Yo sólo ofrezco los primeros ejemplos, ya que algunos clientes me dicen que nunca se sienten confiados.

Y esto simplemente… no es verdad.

No es necesario un ejemplo con una intensidad enorme.

Ahora cuando lo tengas quiero que lo vivas como si fuera ahora mismo y descubre lo que ves y escucha lo que oías en la situación. Permite que cualquier olor que esté presente también participe para construir esa sensación de confianza.

Presta atención a tu sensación en el cuerpo.

¿Dónde se produce? ¿Dónde empieza y a dónde va? Gírala o muévela más rápido. Intensifícala. Hazla más grande, que te envuelva.

Presumo que has optado por el lóbulo de la oreja y, como tal, quiero que lo sostengas durante unos 3 segundos y luego sueltes justo antes de dejar el pico de intensidad del estado de confianza.

Tómate todo el tiempo que necesites para esto. Algunas personas son naturalmente más rápidas y con otras se necesita un poco más, pero esta bien, no estamos en un apuro.

Cuando estas en el pico de ese estado de confianza, estableces el ancla.

Anclaje, anclaje. Probando, probando…

Ahora, tenemos que hacer un estado de interrupción, de manera que pienses en algo totalmente diferente.

Por ejemplo de que color es tu coche o el pelo de tu vecina.

Después de 20 o 30 segundos de preguntarte quién demonios decidió que los búhos eran sabios es hora de probar el ancla.

Toca en ese lóbulo de la oreja exactamente de la misma manera que cuando estableciste el ancla y…

¿Adivinas qué sucede?

Sí, exacto, probablemente nada, se requiere un poco más de trabajo repetitivo.

Y cuando se prueba y no hay una confianza próxima… finge!

Si, si… Finge que la tienes

Queremos darle toda la ayuda posible a tu cerebro paa que asocie tocar tu lóbulo de la oreja con un estado tan seguro y confiado.

Y a continuación, realiza el proceso de nuevo. Y otra vez. Y otra vez.

Repítelo y más rápido e intenso lograrás acceder a ese estado.

Preguntas comunes sobre el anclaje

¿Cuánto tiempo tardará?

No tengo ni idea, ya que depende en gran medida de la intensidad con la que hayas creado el estado. Cuanto más débil es el estado, más tiempo tomará.

Tengo gente conocida que ha establecido grandes anclas de 5 a 6 intentos, mientras que otros han tomado más de 20. Cuando más intenso es el estado, menos repeticiones necesitarás.

Aunque para ser honestos la mayoría de las personas se dan por vencidos al ver que necesitan muchos intentos y entonces van y presumen de que no funciona.

Y generalizan.

La PNL es una mi$%&

Así que para ellos, les aderezo la receta con un poco de neurociencia detrás.

¿Hay un buen momento y lugar para establecer anclas?

En cualquier lugar que te sientas relajado y no sea probable que te molesten es bueno. Hacerlo con los ojos cerrados ayuda.

¿Puedo realizar más de un anclaje?

Sí, se puede, y es probable que tengas una gran cantidad de anclajes no intencionados (inconscientes) ahora.

Es posible hacer algo llamado apilamiento de anclas donde tienes dos anclajes diferentes uno encima del otro para cuando se desea acceder a dos estados al mismo tiempo, como la calma y la confianza.

O simplemente puedes establecerlos en diferentes lugares.

El único inconveniente de tener muchos es que te acuerdes donde están y para que los necesitas 😉

¿Las anclas desaparecen?

Ciertamente pueden y te aconsejo reforzarlas cada cierto tiempo para que eso no suceda.

¿Cuánto tiempo duran cuando les disparas?

Muy difícil de decir, pueden ser minutos en lugar de horas para lo que estamos hablando.

¿Hay peligros implicados?

Ninguno que yo sepa o que haya leído, a no ser que ancles un estado negativo.

 

Si te ha gustado el artículo “De Nervioso A Confiado En 5 Segundos Con El Anclaje, dale un “Me gusta”. Si conoces a alguien a quien le pueda interesar, compártelo en tus redes sociales. Y si tienes algo que decirme, hazlo en un comentario.

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace