10 formas de destruir la autoestima en niños
10 formas de destruir la autoestima en niños

10 formas de destruir la autoestima en niños

Cómo destruir el precioso sentido del Ser de un niño

Siguiendo el proceso para mejorar la autoestima en niños, he oído muchas veces decir a los padres el famoso mantra de que “lo hago por su propio bien” cuando siguen una metodología específica para disciplinar a un niño. Y el mismo padre sostiene que su hijo / a lo apreciará algún día.

Sin embargo, muchos padres utilizan la disciplina y las medidas correctivas en formas que dañan irreparablemente o negativamente  la autoestima de sus hijos. Muchos padres creen que sólo están guiando y ayudando a su hijo / hijos al corregir sus comportamientos cuando en realidad, ocurre con frecuencia lo contrario.

El camino al infierno está pavimentado con frecuencia con excelentes intenciones. Proverbio

Hoy quiero escribir para vosotros, los papas que tenéis hijos o aquellas personas con la intención de tenerlos, y deciros que estás diez cosas, destruyen la autoestima en niños.

1.-  La comparación de sus hijos con los hermanos o con otros niños

A menudo los padres creen que si se exaltan las características positivas de los hermanos y de otros niños, su hijo / hijos mejorará y pondrá remedio al problema específico que les ocupa.

A menudo, dicha comparación hace lo contrario.

Los niños que están en constante y regularmente en comparación con otros niños tienen una disminución del sentido de su individualidad. En última instancia, llegan a creer que ellos no tienen valor en sí mismos, que tienen poco o ningún sentido de individuación y del YO.

¡Creerán que son peores que los demás!

Así que ojito con decir sin más “mira que bien lo ha hecho tu hermano Juan. ¡Es un niño muy listo!”

Este tipo de afirmaciones destruyen poderosamente la autoestima en niños

2.- Criticar habilidades innatas, el carácter, y / o las características de sus hijos si son diferentes a las suyas.

Muchos padres se ven amenazados y desconcertados si las capacidades y características de sus hijos son diametralmente diferentes a las suyas. Estos padres son firmes creyentes de que sus hijos deben ser copias EXACTAS de ellos con características similares, intereses y objetivos. Sienten que si sus hijos poseen características similares, todo será armonioso y sin estrés.

Estos padres quieren niños fáciles.

Los niños cuyas características son diametralmente diferentes a los padres son vistos como una amenaza para el orden social familiar. Los padres simplemente no saben cómo manejar a estos niños. Los padres que critican las capacidades y características innatas y diametralmente diferentes de sus niños a menudo “invalidan” a sus hijos a un nivel psicológico muy profundo. Estos niños a menudo se sienten insignificantes y totalmente poco apreciados por lo que son en realidad.

3.- Insistiendo en que sus hijos se conformen y no vayan en contra del código social imperante.

Muchos padres creen firmemente en la conformidad ciega y sin sentido. Son de la creencia de que hay más seguridad dentro de la opinión de la mayoría. Sostienen que siguiendo el consenso de la mayoría se ofrece un sentido de pertenencia y seguridad. Hacen hincapié en sus hijos que es más seguro y más factible adaptarse a la filosofía de pensamiento de grupo que prevalece.

Desaconsejan el fuerte individualismo y la no conformidad de sus hijos, porque creen que si sus hijos se niegan a cumplir con el pensamiento de grupo que prevalece, serán considerados excéntricos o, peor aún, destinados al ostracismo y a la soledad. Un escenario peor según los padres, es que serían repudiados y denigrados por sus vecinos y compañeros.

¿Me pongo dramático?  Echa un vistazo a la escuela…

Así que si tu hijo / hijos se atreve a tener un pensamiento y una idea única, creativa e innovadora, y, tu, papá o mamá, la aplastas y muchas veces la consideras extravagante y rara porque nadie más ha pensado algo así, estás destruyendo el alma y matando los sueños de un potencial Picasso, Einstein, Mozart, u otra gran persona.

4.- Insistiendo continuamente acerca de los errores mina la autoestima en niños de una manera brutal

¡Jo, esta es de Oscar de Hollywood!

Dinamita para la autoestima en niños.

Cometer errores es una parte integral del proceso de aprendizaje y del crecimiento de un niño. La infancia es un tiempo para explorar libremente, probar diferentes personajes, y… ¡cometer errores!

Sin embargo, hay padres que equiparan cometer errores como algo similar a cometer un grave pecado mortal.

Qué no sé muy bien qué significa eso, pero sigo…  🙄

Estos padres a menudo tienen expectativas poco realistas (yo diría que hasta un poco “locas”) de que sus hijos van a ser perfectos y libre de imperfecciones.

Dios no quiera que cometan errores.

¡Oh, no! Para estos padres, matemáticos ellos, la fórmula incorrecta es cometer errores = ineptitud + absoluta estupidez. Estos padres quieren que sus hijos sean perfectos porque la perfección = éxito!

Si, hoy me siento sarcástico…  😛

Así, insistiendo continuamente al niño de que no cometa errores equivale a un abuso. Este niño comenzará a “castrar” su sentido de la iniciativa y de la toma de riesgos que él / ella tiene de serie. Así, el niño se vuelve extremadamente ansioso y aversivo al riesgo, y a menudo no va a intentar nada en su vida. El niño siempre va a elegir el camino de la menor resistencia durante toda la vida!

Siguiendo con las matemáticas: Autoestima en niños = cero

 5.- Decir a sus hijos que sus sueños, aspiraciones y metas son imposibles de alcanzar.

Hay niños que aspiran a objetivos poco comunes y tener carreras profesionales únicas. Muchos padres se niegan a reconocer esto. A menudo, estos padres consideran los objetivos de sus hijos “poco realistas” y “nobles”. A menudo tratan de “re adaptar” a sus hijos en  carreras y aspiraciones “más realistas”. Inundar aún más a sus hijos a tener metas y carreras que son “viables” y “seguras”.

¿Te suena lo de “tu estudia una buena carrera para que encuentres un buen empleo”?

Bueno, pues que sepáis queridos papás, que algunos niños tienen objetivos y aspiraciones que son dramáticamente diferentes y raros.

Si quieres aumentar la autoestima en niños, estas aspiraciones y metas deben ser alentadas. Y si no lo hacéis de esa manera os puedo asegurar que hay un altísimo porcentaje de que sean extremadamente infelices, y con el deseo interno de lo que podrían haber sido y no fueron.

6.- La planificación de la vida y las carreras profesionales de sus hijos.

Hay padres que creen que saben lo que es mejor para sus hijos. Creen que sus hijos no tienen la continencia y la madurez para planificar razonablemente sus objetivos en la vida. Así que por lo general, planean la vida de sus hijos desde el nacimiento hasta el graduado escolar (ahora ESO en España).

Ellos creen que están haciendo más fácil la vida de sus hijos y menos estresante para ellos. Sin embargo, están dañando irreparablemente a sus hijos y hacerlos muy dependientes e indecisos con respecto a sus opciones en la vida.

Incluso las más simples.

A su pesar, muchos niños están viviendo la vida de sus padres, no sus propias vidas auténticas.

7.- Basar únicamente la capacidad intelectual de su hijo en sus calificaciones.

Muchos padres tienen expectativas erróneas de sus hijos basadas en el boletín de calificaciones.

Por ejemplo, muchos padres de estudiantes con notas sobresalientes empujan a sus hijos a tener éxito a pesar de que sus hijos pueden tener diferentes ideas y aspiraciones de lo significa el éxito para ellos. Por el contrario, muchos padres de estudiantes con suspensos creen que sus hijos son menos aptos e inteligentes, diciéndoles que aspiren a “cotas más bajas”, ya que no son capaces de tener un gran éxito.

Mirad, el promedio de calificaciones de un niño no es siempre un reflejo exacto de su capacidad intelectual innata. Un extremadamente escrupuloso estudiante de sobresalientes puede tener que estudiar toda la noche para obtener esos resultados mientras que un estudiante que está por debajo de la media puede estar aburrido con la escuela (es muy normal, por otro lado) y tener una actitud “más relajada” con respecto a sus estudios.

Encasillar la capacidad intelectual de un niño basado enteramente en sus calificaciones escolares a menudo crea una profecía auto cumplida para él. Si el niño cree que es estúpido porque es un estudiante por debajo de la media, se convertirá en una persona con bajos logros durante toda la vida, independientemente de su increíble potencial humano.

8.- Reducir a cero en las mal denominadas “características negativas” de sus hijos.

Muchos padres quieren que sus hijos sean física y emocionalmente sin defectos tanto como sea posible. A menudo se ven llamados a corregir y modificar las diferencias físicas y emocionales de ellos. Algunos padres suelen denigrar las mal denominadas características negativas de sus hijos con el fin de hacerlos “ponerse en forma”. Sin embargo, a menudo lo que consiguen es lo contrario: dar a sus hijos una pobre auto imagen de su cuerpo que a menudo les acompaña por el resto de sus vidas.

9.- Nunca alabar a sus hijos.

¡Esta me tocó a mí de lleno!

Hay padres que no creen en eso de alabar a sus hijos porque creen que con tales elogios se ablanda y se echa a perder un hijo. Además de lo anterior, estos padres sostienen, además,  que alabar a sus hijos les transformará en terribles seres vanidosos y con autoconcepto “demasiado alto” de sí mismos.

Así que en base a sus creencias no elogiaran a sus hijos si llevan a cabo buenas acciones, tales como tener un buen comportamiento, hacer tareas sin ser pedidas, y obtener buenas calificaciones. Afirman que tales comportamientos es lo que se espera de ellos.

Mirad… los niños necesitan elogios con el fin de evaluar la positividad de su desempeño y para que continúen con ese comportamiento. Si los niños no reciben elogios (saludables),  muchas veces no van a alcanzar el nivel que podrían lograr si reciben el estímulo correspondiente.

Y siempre estoy hablando de una autoestima en niños saludable.

10.- Exigir la obediencia ciega de sus hijos.

Hay algunos padres que creen que su palabra es ley y grabada en piedra.

Como la de Moisés, vamos…

Estos padres, además, creen que la fuerza es igual a lo correcto. La afirmación de estos padres es que son dueños de sus hijos. Ellos no ven a sus hijos como pensadores, personas independientes y autónomas de propio derecho.

Para estos padres, sus hijos son autómatas y a los que se puede dictar y programas a voluntad. El mantra de estos padres es que sus hijos deben obedecer y punto.

Vamos, lo de ver, oír y callar…

Quieren controlar fácilmente a los niños.

Estos padres se sienten altamente amenazados por aquellos niños que exhiben un carácter más independiente. Los niños criados por padres autoritarios se convierten en tímidos y sumisos. También se convierten en pasivos creyendo que ellos no cuentan para nada en la opinión de los demás. Se sienten impotentes y que otros son más poderosos que ellos.

Ahora, querido papá, querida mamá, tenéis una lista de 10 cosas que los padres suelen hacen para destruir el sentido de sí mismos de sus hijos. La corrección y la disciplina tienen el propósito de mejorar y aumentar el sentido de sí mismo de un niño. Y para ayudar a un niño a convertirse en una persona autodisciplinada, automotivada y con determinación.

La corrección y la disciplina no son para desmoralizar a los niños ni para que se sientan menos de lo que son.

Si te ha gustado el artículo “10 formas de destruir la autoestima en niños” te voy a pedir que lo compartas en tus redes sociales y así me ayudas a difundirlo.

¿Te identificas con alguna de las 10 formas?

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Deja tu comentario: