Clase 3

LA VOZ INTERIOR

Nuestras experiencias pasadas, incluso las cosas que no solemos pensar, están todas vivas y activas en nuestra vida diaria en forma de una voz interior. Aunque la mayoría de la gente no es consciente de esta voz de la misma manera que lo harían si escucharan una externa, en muchos sentidos, actúa de una manera similar, repitiendo constantemente aquellos mensajes que son familiares en nosotros.

Para las personas con una autoestima saludable los mensajes de la voz interior son positivos y tranquilizadores. Les impulsan y animan. Para las personas con baja autoestima, la voz interior se convierte en un duro crítico interno, constantemente criticando, sancionando y menospreciando sus logros.

¿Alguna vez te encuentras a ti mismo reprendiéndote por algo que has hecho? ¿Alguna vez te has encontrado luchando con algo que sabes que debes hacer, y sigues discutiendo sobre ello? Esa es tu voz interior.

Tu voz interior te dice cosas tan “amables” como: "No puedes hacer esto", "No hay manera de que puedas tener éxito", y "¿Por qué molestarse intentándolo, si vas a fracasar?". Tu voz interior es tu crítico más duro y el que te va a bajar tu autoestima más rápidamente. Es necesario cambiar la voz interior de una influencia negativa a una positiva.

Todos tenemos una voz interior. Vamos a enseñarla a que nos impulse. Hacerle saber que tú eres el que tiene el control.

Vamos a ver unos ejemplos y cómo podemos reconducirla

Cuando la voz interior es injustamente dura:

"Las personas dijeron que les gustaba mi presentación, pero no era para nada tan buena como debería haber sido. No puedo creer que nadie se diese cuenta de todos los momentos en los que metí la pata. Soy un fracasado”

Dura… ¿verdad?

Vamos a empezar cambiando el tono por uno más amable y encantador. ¿Recuerdas a alguien que tenga ese tono? Puede ser un familiar, un personaje conocido o alguien a quien admires mucho. Métete con la imaginación en la piel de él o ella y comprueba como es el tono de su voz, el volumen que emplea. Presta atención. Es posible que sea un volumen alto, un tono amable y seductor….

Bien, ahora que ya tienes esas cualidades vamos a utilizarlas con la siguiente frase:

"¡Wow, realmente me gustó! Tal vez no era perfecto, pero yo trabajé duro en esta presentación e hice un buen trabajo. Estoy orgulloso de mí mismo. Fue un gran éxito."

Si la voz interior es poco realista generalizando como en:

"Tengo un suspenso en la prueba. Yo no entiendo nada de estas clases. Soy un idiota. ¿Qué hago engañándome? Yo no debería de asistir a estas clases. Soy estúpido y no merezco tener una carrera universitaria".

Vuelve a coger el tono y volumen anterior y dile a esa voz interior algo específico:

"Hice mal esta prueba, pero he hecho bien otras tareas. Hay algunas cosas aquí que no entiendo tan bien como lo que hice anteriormente, y solamente tengo que encontrar la manera de entenderlas mejor”

La voz interior también puede ser extremadamente ilógica.

"¡Frunce el ceño. No me dijo nada, pero sé que quiere decir que él no me quiere!"

Con el mismo tono y volumen del modelo de persona que has elegido anteriormente, dile a esa voz algo que es puramente lógico.

"Está bien, él está con el ceño fruncido, pero no sé por qué. No podría tener nada que ver conmigo. Quizá debería preguntar."

Por último, la voz interior puede tomar las cosas… digamos a la “tremenda”.

"¡Ella me rechazó para una cita! Estoy tan avergonzado y humillado. A nadie le gusto ni se preocupa por mí. Nunca voy a encontrar una novia. Siempre voy a estar solo."

Y con el mismo tono y volumen de los anteriores ejemplos, es hora de decir a tu voz interior que las cosas no son tan malas como ella cree que son

"¡Ay! ¡Eso duele!. Bueno, ella no quiere salir conmigo. Eso no significa que nadie más lo hará. Sé que soy una persona agradable y con muchos atributos. Voy a encontrar a alguien."

Todo es diferente cuando aplicas las nuevas frases con el volumen y tono de voz adecuado ¿cierto?

En general, cuando cambias ciertos aspectos de esa voz (tono, volumen, ubicación…), y lo contrarrestas con una declaración positiva, la voz crítica desaparece. No dejes que la voz te gobierne y te hable de algo que no es verdad. Recuerda: tú tienes el control, no la crítica interna. Con un poco de práctica lograrás internalizar los cambios.

¡Toma las riendas y comienza el camino hacia un pensamiento más útil y positivo!

Otra forma de hacerlo es a través de afirmaciones positivas. Esto no es nada nuevo. Simplemente es una manera para que puedas infundir el diálogo interno positivo en tu vida y calmar esa voz interior negativa.

Utilizar afirmaciones positivas puede ser una herramienta muy poderosa para transformar lo que una persona piensa de sí misma y como resultado mejorar la autoestima del individuo. El uso constante de afirmaciones positivas transformará las creencias negativas acerca de lo que una persona piensa que está en negativo, comenzará a alterar la base y la estructura de su charla consigo mismo y producirá la transformación de una baja autoestima a una más positiva.

Mientras estás trabajando con afirmaciones positivas será más eficaz el resultado cuando las combines con música de relajación. La música de relajación hace que mejores el efecto de las afirmaciones positivas creando un entorno de audio muy relajado para que estés más abierto a las sugestiones de las afirmaciones positivas.

La clave para el uso efectivo de la afirmación positiva en este o cualquier otro tipo de intervención es la consistencia. La imagen de sí mismo y los pensamientos negativos acerca de lo que una persona piensa que es y que genera su experiencia de pobre o negativa autoestima está bien arraigada en su sistema de creencias. En muchos casos, el desarrollo de la auto-imagen negativa tomó años para crearse y se ha reforzado a través de la validación del comportamiento repetitivo.

Por lo tanto las afirmaciones positivas son clave en el desarrollo de una autoestima saludable.

En la siguiente entrega...​

Participa en el debate respondiendo a la siguiente pregunta

​¿Alguna vez te has encontrado luchando con algo que sabes que debes hacer, y sigues discutiendo sobre ello?