Miedo Al Fracaso. Cómo Afecta a Nuestras Vidas
Miedo Al Fracaso. Como afecta a nuestras vidas

Miedo Al Fracaso. Cómo Afecta a Nuestras Vidas

El miedo al fracaso es una de las mayores razones por las que las personas fallan. El éxito tiene una importancia enorme, sobre todo en una sociedad competitiva, abierta como la nuestra.

Podemos ver en los muchos avances tecnológicos que han tenido lugar durante el tiempo del capitalismo que, en cierto modo, la competencia hace animar a la gente a intentar nuevas tareas difíciles. Sin embargo, para algunas personas, una sociedad competitiva puede actuar como elemento de disuasión para intentar nuevas tareas o perseguir sus sueños.

¿Por qué?

Porque, la sociedad puede impulsar a muchas personas a percibir el fracaso como algo vergonzoso. Las consecuencias nefastas del error se sitúan desproporcionadas en la imaginación de la gente, y el pánico entra en escena ante cualquier tipo de riesgo.

En lugar de arriesgarse al fracaso, prefieren perder toda posibilidad de ser capaces de lograr lo que quieren.

Miedo al fracaso. Anticipando el fallo

Estudios demuestran que, cuando la gente hace una estimación del riesgo, se centran en el fracaso más que en el éxito.

Un estudio reveló lo siguiente: se les dijo a una serie de jugadores que había un 50 % de probabilidad de fracaso si apostaban a un número determinado. Después se les dijo a los mismos jugadores, que la apuesta a ese mismo número arrojaría un 50 % de probabilidades de éxito. Aunque los jugadores entendieron racionalmente que los dos pronósticos eran iguales, resultaron más propensos a rechazar la apuesta bajo el primer pronóstico, el del fracaso.

La gente está asustada por las predicciones de fracaso, más de lo que nos sentimos alentados por las predicciones del éxito.

Miedo al fracaso. Principio de Maquiavelo

El escritor y político del renacimiento italiano Nicolás Maquiavelo hizo uso de este mismo principio psicológico al afirmar que es mejor para un gobernante ser temido que ser amado. La idea de un resultado terrible en el caso de la desobediencia, es más probable que la persona promedio la motive a obedecer, que el pensamiento de alguna gran recompensa por la obediencia.

La gente desesperadamente quiere evitar un cambio para peor. Por lo tanto, la gente no está tan impulsada a buscar el cambio para mejor, sobre todo si se acompaña de un riesgo de cambio para peor.

Si nos fijamos en nuestras vidas y en las vidas de quienes nos rodean, veríamos que el miedo al fracaso es una parte muy importante de la vida y puede tener un gran efecto en la forma en que vivimos y en las decisiones que tomamos. El miedo al fracaso o la expectativa de fracasar, puede detenernos en la vida y nos impide hacer algunas de las cosas que realmente nos gustaría hacer o tal vez tenemos que hacer.

Por lo tanto, es la forma en la que interpretamos el fracaso lo que realmente nos afecta, más que un fracaso en sí. Es el miedo al fracaso lo que nos puede retener más que cualquier fallo real. Es la expectativa de fracaso o de la posibilidad de fracasar la que nos hace reacios a probar algo nuevo.

El futuro está lleno de posibilidades. Es el miedo al fracaso lo que limita nuestra selección de posibilidades. Nuestros fracasos están siempre en el pasado, en el pasado lejano o en el pasado inmediato, y a menudo creemos que porque hemos experimentado fracasos del pasado vamos a seguir experimentando el fracaso en el futuro.

El fracaso, sin embargo, está realmente determinado por la forma en la que experimentamos o interpretamos los resultados. Cambiar la manera de interpretar esos resultados puede ayudarnos a superar nuestro miedo al fracaso en el futuro. Al superar nuestro miedo al fracaso, empezamos a abrir todas las posibilidades para el futuro.

Esto podría hacerse, centrándose en lo que percibimos como fracaso y volver a examinar o re-interpretar los resultados. En lugar de simplemente “barrer debajo de la alfombra” o ignorarlos, cualquier fracaso debe ser examinado directamente.

Ignorar cualquier fracaso, no impide que tenga un efecto sobre nosotros. En su lugar tenemos que examinar y volver a interpretar, de modo que ya no sea visto como un fracaso sino como un aprendizaje.

Cuando sabes que puedes hacer frente a lo que la vida tiene que ofrecerte, puedes obtener más de ella de lo que te puedas imaginar.

Y ya sabes….

Si necesitas ayuda, puedes ver los servicios de coaching o terapia que te ofrezco 😉

 

Si te ha gustado el artículo “Miedo al Fracaso. Cómo Afecta a Nuestras Vidas, dale un “Me gusta”. Si conoces a alguien a quien le pueda interesar, compártelo en tus redes sociales. Y si tienes algo que decirme, hazlo en un comentario.

 

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace