La Autoestima: La Olla a Presión Que Muy Pocos Vigilan
La autoestima: la olla que nadie vigila

La autoestima la olla que nadie vigila

La autoestima es una palabra simple. Es el merecimiento y el valor que aplicamos a las personas, lugares y situaciones. Es la cantidad de respeto que evaluamos. Tenemos estima por nuestros líderes mundiales. Tenemos estima por lugares como la iglesia y las sinagogas. Tenemos estima por un desempeño ejemplar ya sea en deportes, actuación, o simplemente hacer lo correcto.

Pero el lugar más importante donde tenemos que aplicar esta estima es dentro de nosotros mismos. Debemos mantener nuestra autoestima con el fin de darnos valor a nosotros mismos como personas dignas en el mundo. La autoestima puede afectar a cada parte de nuestras vidas. Si la autoestima es baja, nuestra vida será aburrida y gris. Y si mantenemos alta la autoestima ésta podría ser la clave de la felicidad en nuestra vida.

La mayoría de los sentimientos y pensamientos de las personas acerca de sí mismos fluctúan de acuerdo a sus experiencias diarias. La calificación en un examen, cómo tus amigos te tratan, los altibajos de una relación de pareja, tu comunicación con tu jefe etc. pueden tener un impacto temporal en tu bienestar.

Tu propia autoestima, sin embargo, es algo más fundamental que los "altos y bajos" normales asociados a los cambios de situación. Para las personas con buena autoestima los altibajos cotidianos normales pueden conducir a fluctuaciones temporales en cómo se sienten acerca de sí mismos, pero sólo de forma momentánea. Por el contrario, para las personas con baja autoestima estos "altos y bajos" pueden ocasionarles mucho sufrimiento.

Las personas con baja autoestima a menudo dependen del entorno y de las circunstancias externas para determinar cómo se sienten sobre sí mismas. Necesitan experiencias externas positivas para contrarrestar los sentimientos y pensamientos negativos que constantemente les afectan. Incluso, la buena sensación (de una buena nota en el examen, por ejemplo) la interpretan como temporal.

La autoestima saludable se basa en nuestra capacidad para evaluarnos con precisión a nosotros mismos (conocernos) y ser capaz de aceptarnos y valorarnos incondicionalmente. Esto significa ser capaz de reconocer con realismo nuestras fortalezas y limitaciones (que son parte del ser humano) y al mismo tiempo aceptarnos como dignos y valiosos sin condiciones ni reservas.

De donde viene la autoestima

Nuestra autoestima se desarrolla y evoluciona a lo largo de nuestras vidas a medida que construimos una imagen de nosotros mismos a través de nuestras experiencias con diferentes personas y actividades. Las experiencias durante nuestra infancia desempeñan un papel particularmente importante en la conformación de nuestra autoestima básica.

Cuando éramos pequeños, nuestros éxitos (y fracasos) y la forma en que fueron tratados por los miembros de nuestra familia más cercana (padre, madre, abuelos…), por nuestros maestros, entrenadores, autoridades religiosas, y por nuestros compañeros, todos contribuyeron a la creación de nuestra autoestima básica.

Un adulto que tiene la autoestima saludable se le dio este regalo en la infancia. Esto se podría haber hecho de muchas maneras. Probablemente uno de las más importantes es que fue alabado por sus logros. A los niños se les hablaron con respeto y se les escuchaban, contribuyendo así también a su autoestima saludable en la edad adulta. Estos niños se les abrazaron a menudo y se les prestaron la atención necesaria, experimentando algún tipo de éxito en sus actividades escolares o deportivas.

En el otro lado del espectro, tenemos que identificar la infancia para aquellos adultos que tienen una baja autoestima. Estos niños fueron criticados a menudo con dureza, les gritaban o fueron golpeados, y se les dio poca atención dentro del entorno cercano al que pertenecían. Quizás fueron ridiculizados e incluso fueron objeto de burlas mientras experimentaron fallos en sus jóvenes vidas. Se les hacía sentir que tenían que ser perfectos para ser valorados y el fracaso asociado a situaciones particulares se interpretaba como un fracaso de todo su ser.

Es triste, ¿no? pensar en un niño tratado de esa manera. Lo que es aún más triste es el efecto que el tratamiento tiene en sus vidas como adultos. Estamos formados y moldeados por nuestras experiencias. ¿Te reconoces?

Cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos puede influir en la forma en que vivimos nuestras vidas. Las personas que sienten que son simpáticos y amables (en otras palabras, las personas con una buena autoestima) tienen mejores relaciones. Son más propensos a pedir ayuda y el apoyo de amigos y familiares cuando lo necesitan. Las personas que creen que pueden lograr las metas y resolver problemas tienen más probabilidades de tener éxito en la escuela. Tener una buena autoestima permite aceptarte a ti mismo y vivir la vida al máximo.

La autoestima juega un papel en casi todo lo que hacemos. Las personas con alta autoestima les va mejor en la escuela y les resulta más fácil hacer amigos. Ellos tienden a tener mejores relaciones con compañeros y adultos, se sienten más felices, es más fácil para ellos hacer frente a los errores, decepciones y fracasos, y son más proclives a continuar con algo hasta que lo consigan. Se necesita un poco de trabajo, pero es una habilidad que tendrás de por vida.

¿MI AUTOESTIMA ES BAJA?

Si bien es posible que ya tengas una buena indicación de que estás sufriendo de una baja autoestima, podría ser una buena idea que exploraras esto un poco más.

Haz este sencillo cuestionario.

Evaluación de la Autoestima

Instrucciones: Marca C si la declaración es verdad para ti. Marca F si la afirmación es falsa para ti

Puedo hablar de mis buenos puntos, habilidades, capacidades, logros y éxitos con los demás.

C

F

Me afirmo a mí mismo con alguien que creo que viola o ignora mis derechos.

C

F

Estoy contento con lo que soy, cómo actúo, y lo que yo hago en la vida.

C

F

No estoy preocupado por los sentimientos de inseguridad o ansiedad cuando me encuentro con gente por primera vez

C

F

Mi vida está equilibrada entre el trabajo, la vida familiar, social, ocio y vida espiritual.

C

F

Soy consciente del papel que ha desempeñado mi familia de origen en los patrones de comportamiento de mi vida actual.

C

F

Sirvo a las personas significativas de mi entorno, en el hogar, el trabajo, en mis relaciones o en la comunidad.

C

F

Soy capaz de realizar las tareas necesarias para consolidar y desarrollar una autoestima saludable.

C

F

Estoy satisfecho con mi nivel de logro en el trabajo, el hogar y en la comunidad.

C

F

Soy un buen solucionador de problemas; mi pensamiento no está nublado por creencias o miedos irracionales.

C

F

Estoy dispuesto a entrar en situaciones de conflicto, si es necesario para proteger mis derechos.

C

F

Si has seleccionado F en tres o más de las preguntas anteriores, es probable que tengas que trabajar en el aumento de tu autoestima.

RECURSO AVANZADO

Curso APRENDE A SER FELIZ

Si quieres dar un nuevo rumbo a tu vida y no aguantas seguir ni un minuto más con tu estado actual

El primer curso on line en donde encontrarás PASO a PASO el camino para llegar a ser una persona libre de las cadenas del sufrimiento y con una sana autoestima.

Hay muchos, muchos indicadores de que una persona tiene la autoestima baja. Considera esta lista.

Las personas con baja autoestima:

• Se consideran perdidos, indignos de ser atendidos

• Asumen muy pocos riesgos

• Tienen miedo al rechazo

• Son típicamente tímidos en su comportamiento con los demás

• No les gusta el conflicto con otros

• Están “hambrientos” de la aprobación de los demás

• Son pobres solucionadores de problemas

• Están cargados de creencias irracionales y tienen una tendencia a pensar irracionalmente

• Son susceptibles a todo tipo de miedos

• Tienen una tendencia a volverse emocionalmente atrapados e inmovilizados

• Tienen un pobre "historial" en la escuela o en el trabajo; aunque a veces esto se compensa y se convierten en triunfadores

• Incapaces de afirmarse o reforzarse a sí mismos de manera positiva

• Incapaces de hacer una evaluación honesta de sus fortalezas y cualidades; les resulta difícil aceptar elogios o reconocimiento de los demás

• Identidades mal definidas con una tendencia a ser “camaleones” con el fin de encajar o gustar a los demás

• Son inseguros, ansiosos y nerviosos cuando están con otras personas

• Fácilmente les supera la desesperación y la depresión cuando experimentan un retroceso o pérdida en sus vidas.

• Poseen una tendencia a reaccionar de forma exagerada y convertirse en “espectros” invadidos por el resentimiento, la ira y el deseo de venganza contra aquellos a los que creen que no les han aceptado plenamente

• Cumplen con roles establecidos en sus familias de origen que son contraproducentes y desadaptativos. Estos roles se acentúan más en sus vidas adultas

• Son vulnerables a problemas de salud mental y tienen una propensión a utilizar el comportamiento adictivo para “medicar” su herida y el dolor. Tal comportamiento adictivo puede incluir alcohol, drogas, comida, el juego, el sexo, las compras, el fumar, trabajar demasiado, o la búsqueda de la verdad, la sabiduría y fácilmente presas de “gurús” con una guía fácil para el logro de la felicidad

Lo peor de todo, es que estas mismas consecuencias negativas refuerzan la autoimagen negativa y puede llevar a una persona a una espiral descendente de baja autoestima y a un comportamiento cada vez menos productivo o incluso autodestructivo.

¡Abrumador!, ¿no es así?

¿Te reconoces en cualquiera de estas declaraciones?

Bueno... no te sientas solo.

En realidad, la autoestima baja es un problema bastante generalizado

La autoestima: Las 3 Caras de una Baja Autoestima

Hay tres "caras" en las personas con una baja autoestima. A ver si te ves en alguna de estas personalidades.

EL IMPOSTOR

Actúa feliz y exitoso, pero está realmente aterrorizado con el fracaso. El impostor vive con el temor constante de que le descubran. Necesitan éxitos continuos para mantener la máscara de una autoestima positiva, lo que puede llevar a problemas con el perfeccionismo, la dilación, la competencia y el agotamiento.

EL REBELDE

Actos como las opiniones o buena voluntad de los demás - especialmente las personas que son importantes o poderosos - no importan. El rebelde vive con enfado constante por no sentirse "lo suficientemente bueno". Tienen que demostrar continuamente que los juicios y las críticas de los demás no les hacen daño. Esto puede conducir a problemas como culpar a los demás excesivamente, romper las reglas o leyes, o luchar contra la autoridad.

EL PERDEDOR

Actúa impotente e incapaz de hacer frente al mundo y espera a que alguien venga al rescate. El perdedor utiliza la autocompasión o la indiferencia como un escudo contra el miedo de asumir la responsabilidad de cambiar su vida. Buscan constantemente a los demás para que les orienten. Puede conducir a problemas como la falta de habilidades de asertividad, el bajo rendimiento y la excesiva dependencia de los demás en las relaciones.

Hay muchos pasos que puedes realizar para aumentar tu autoestima y dejar de sufrir de baja autoestima. Vas a ser una persona mucho mejor disfrutarás de una vida maravillosamente gratificante.

Estás a tiempo. ¿A que esperas para empezar ahora?

Si quieres dar un nuevo rumbo a tu vida y no aguantas seguir ni un minuto más con tu estado actual

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Deja tu comentario: