Fortalecer la autoestima en un entorno saludable sin que te cueste sangre, sudor y lágrimas
Como Fortalecer la autoestima en un entorno saludable

Cómo fortalecer la autoestima en un entorno saludable sin que te cueste sangre, sudor y lárgrimas

Una autoestima saludable se origina en el entorno en el que te encuentras: la familia, la escuela, el grupo de amigos, el lugar de trabajo, la comunidad… Hay ciertas características de tu entorno que necesitan estar presentes para fortalecer la autoestima y crecer.

El componente principal de un entorno saludable es que sea enriquecedor. Debe proporcionar calor incondicional, amor y cuidado. Se debe proporcionar la comprensión de que otras personas son reconocidas y merecedoras.

El entorno transmite mensajes de calidez, amor, y el cuidado por el contacto físico, la satisfacción de las necesidades de supervivencia de comida, ropa y refugio, y proporcionar un sentido de estabilidad y orden en la vida.

Un medio ambiente sano debe proporcionar aceptación. Se reconocerá porque las personas se ven mutuamente como personas dignas que tienen un conjunto único de características de la personalidad, las aptitudes, habilidades y competencias que los hacen especiales.

La aceptación ayuda a los individuos a reconocer que las diferencias entre las personas están bien, y esto fomenta el desarrollo de un sentido de dominio personal y autonomía. La aceptación permite a las personas desarrollar relaciones con los demás, manteniendo límites saludables de la individualidad dentro de sí mismos.

Debe haber una buena comunicación; todo el mundo debe ser escuchado y respondido en una forma saludable de manera que la solución de problemas sea posible. Se alienta y se recompensa dar y recibir retroalimentación apropiada.

Comunicar a un nivel "de sentimientos" es un modo de funcionamiento para estas personas, lo que les permite estar en contacto con sus emociones de una manera productiva.

Para que el ambiente ayude a fortalecer la autoestima debe contener el reconocimiento y la aceptación de las personas por lo que son. Ese reconocimiento y esa aceptación no deben basarse en la condición de que primero deben cumplir con un estándar establecido de comportamiento o conducta.

Esto no es saludable.

El reconocimiento y la aceptación incondicional dada en forma de apoyo permiten a las personas fortalecer la autoestima y alcanzar su máximo potencial.

Cualidades del entorno para fortalecer la autoestima

Debe estar claramente definido y con los límites conocidos a las personas sin trucos ocultos o manipulación. Establecer límites en la estructura de la vida de los individuos, permite puntos de referencia claros de comportamiento apropiado e inapropiado. Los límites permiten a las personas reconocer sus responsabilidades y trazar su curso de conducta de una manera racional.

El respeto debe estar presente también para la acción individual dentro de los límites definidos del ambiente. Esto anima a las personas a usar su creatividad, el ingenio y la imaginación para ser productivos dentro de la estructura establecida.

Las restricciones que suprimen la individualidad pueden conducir a un enfoque estrecho, y las personas afectadas se queden atrofiadas y discapacitadas en el uso de sus habilidades personales y recursos.

También debe establecerse la libertad dentro de la estructura. Esto permite a las personas desarrollar un sentido de la autonomía personal. Si están demasiado atadas e inhibidas podrían convertirse en resentimiento y, finalmente, mostrar su rebeldía contra las estructuras establecidas en su entorno.

Fomentar la libertad de expresión dentro de las reglas y normas establecidas permite a las personas explorar su potencial al máximo; por lo tanto hay una mayor posibilidad de convertirse en triunfadores, exitosos y saludables.

Por último, debe haber una unión, a nivel físico-emocional entre los individuos del entorno. Esto es necesario para desarrollar y fortalecer la autoestima saludable.

Esa unión está formada por un apego emocional mutuo entre un individuo y un "otro significativo" (padre, hijo, amigo, amante, etc.). Esto implica a la pareja dar amor y apoyo incondicional, así como el desarrollo de un vínculo emocional entre sí.

Esa vinculación proporciona una sensación de seguridad emocional y estabilidad. Se le permite ser libre para explorar todo lo que es maravilloso acerca de ti y de las personas a tu alrededor, sin temor a reproches o hacer el ridículo. Esto desarrollará una auto-imagen saludable y sentido de identidad. El vínculo también dará a todos los involucrados un sentido de pertenencia y de importancia.

La unión puede lograrse de muchas maneras. Permites que la otra persona entre en un ambiente extraño, mientras prestas apoyo y ánimo todo el camino. Animas a la otra persona para que esté seguro de sí mismo y ofreces hasta ayuda con problemas individuales al tiempo que fomentas que, cualquier problema se puede superar.

Si deseas unirte con eficacia con los que te rodean para fortalecer la autoestima, hay algunas cosas que puedes hacer.

  • Habla cara a cara con la gente
  • Utiliza el contacto físico al interactuar
  • Habla de una manera cuidada y suave
  • Muestra respeto
  • Escucha con atención; sé empático y comprensivo
  • Se honesto al describir o hacer frente a los problemas
  • Apoya, si se enfrentan a la dura realidad de la vida y preocupados por el futuro
  • Permite que la persona crezca por si misma, fomentando el desarrollo del pensamiento independiente y autónomo
  • Ayuda convirtiéndote en un buen solucionador de problemas, fomentando la exploración abierta y la discusión de opciones y alternativas cuando se enfrentan a problemas en el hogar, la escuela, el trabajo o en la comunidad.

En general, es necesario diseñar y encontrar un entorno propicio para desarrollar los aspectos positivos. Rodéate de personas que son cariñosas, que cuidan y apoyan. Mantente alejado de las personas que son fuentes de negatividad. Ellos sólo te van a hacer caer. Son vampiros emocionales.

Mira a tu alrededor. En el trabajo, ¿tienes un espacio de trabajo que fomenta las emociones positivas? Coloca fotografías de tus seres queridos. Añade una planta con bastantes flores. “Publica” citas de motivación donde siempre puedas verlas.

Debes ser feliz en tu propia casa y feliz de llegar allí al final del día. Personaliza tu casa, cuelga fotos que te gustan, dibujos de niños, citas de motivación, artesanía. Utiliza cualquier cosa que te haga sentir bien. ¿Y qué si no tienes una decoración perfecta? Sé feliz y sereno. Rodéate de lo que tú crees que es la belleza.

Si te encuentras en un ambiente negativo, la respuesta lógica es cambiarlo.

Pero ¿y si no se puede?

No todo el mundo puede simplemente dejar un trabajo porque es un medio insalubre. La cosa es que no siempre es fácil de cambiar lo que es negativo.

Tranqui…… Relax!

Hay una serie de cosas que puedes hacer para minimizar la negatividad. Hay ciertas personas y situaciones que amenazan y no ayudan a fortalecer la autoestima y es necesario que te mantengas alejado de ellos con el fin de mantener el pensamiento positivo que estás intentando cultivar.

Clases de personas y entornos que te impedirán si o si fortalecer tu autoestima

EN EL TRABAJO

Cuidado con los "perro come perro" o los “trepa” practicantes de la creencia de que todo el mundo está luchando sólo para salir adelante. Aquí es donde la gente digamos “no apreciativa” generalmente prospera. Nadie va a estar agradecido por tus contribuciones, incluso si te olvidas de comer y de cenar, y te acuestas muy tarde. La mayoría de las veces trabajas demasiado sin recibir ayuda de personas interesadas. Mantente fuera de esto; arruinarás tu autoestima. La competencia está en juego en cualquier lugar. Ser lo suficientemente sano como para competir, pero en una competencia sana.

CON LA GENTE

Manipuladores, personas que juegan sucio, chismosos, llorones, traidores, quejicas, quejosos, agresivos, condescendientes, mal quedas... todos estos tipos de personas “plantarán” semillas de malas vibraciones en tu autoestima, así como en tus planes de superación personal. Si quieres fortalecer la autoestima... ¡evítalos a toda costa!

CAMBIOS

Los cambios desafían nuestros paradigmas. Ponen a prueba nuestra flexibilidad, adaptabilidad y altera la manera en que pensamos. Los cambios te hacen la vida difícil por un tiempo, pudiéndote causar estrés, pero te ayudarán a encontrar maneras de mejorar tu ser. El cambio estará allí por siempre. La única constante de la vida es el cambio y debemos ser susceptibles a ello. Centrarte en las partes positivas del cambio. Tomará algún tiempo acostumbrarte, pero recuerda el viejo adagio "El cambio es bueno."

EXPERIENCIAS PASADAS

Está bien llorar y decir "¡Ay!" cuando experimentamos dolor. Pero no dejes que el dolor se transforme en miedo. Agárralo por la cola y lánzalo fuera de ti. Trata a cada fracaso y error como una lección que debes aprender.

Aceptarlo, superarlo, y no pensar en ello. Dejar ir el pasado es muy importante dentro de un estilo de vida saludable. No podemos cambiar lo que nos ha sucedido en el pasado. Es importante centrarse en el presente y el futuro. Te ayudará a fortalecer la autoestima

EL MUNDO

¡Hay tantas cosas horribles que suceden en este mundo! Puede abatir a muchas personas. No te envuelvas con todas las negatividades del mundo. En la construcción de la autoestima, debemos aprender a hacer lo mejor de las peores situaciones.

LA GENÉTICA

La forma de ser y los rasgos de comportamiento se dice que es un producto final mezcla de los rasgos heredados (genética), educación y el entorno ambiental en el que te desarrollas, como el cónyuge, la empresa, la economía o el círculo de amigos. Tú tienes tu propia identidad.

Si tu padre es un fracasado, no significa que tengas que ser un fracaso también. Aprende de la experiencia de otras personas, y no tendrás nunca que cometer los mismos errores.

Competencias sociales para fortalecer la autoestima

Cuando te acercas a personas que no conoces o inicias una conversación con ellas, ¿te pones nervioso o, en general, te sientes incómodo en las situaciones sociales? Si es así, te será útil saber cómo debes comportarte y esto significa que has de aprender determinadas conductas que combinadas forman un conjunto de destrezas sociales.

Para desarrollar estas destrezas, necesitarás hacer dos cosas: dedicar tiempo a aprenderlas, y luego no dejar de practicarlas.

¡Después, todo lo que has de hacer es seguir aplicándolas el resto de tu vida!

Sí, en efecto, el resto de tu vida. ¿Por qué? Sabes por propia experiencia que, aunque algo se te dé bien, cuanto más lo haces, más hábil te vuelves.

Muchas veces las personas piensan que, una vez que se sienten seguras de sí mismas en el ámbito social, ya está todo hecho. En realidad, esta destreza requiere una práctica continua mediante la repetida exposición a situaciones sociales, porque lo que no se usa se pierde. Hasta las personas socialmente más seguras han de seguir practicando para fortalecer la autoestima.

Esto es lo que deberás hacer:

1. Crea oportunidades sociales. Esto significa, en primer lugar, que dejes de evitar las situaciones sociales y de declinar las invitaciones sociales A continuación, empieza a proponerte salir con personas a las que quieras conocer mejor y empieza a invitarlas a tu casa.

2. Presta atención a la comunicación no verbal. Las personas señalan continuamente y de forma inconsciente si quieren más o menos. Fíjate en sus expresiones físicas, sean faciales o de todo el cuerpo. Para saber hacerlo cada vez mejor, este artículo sobre generar sintonia te vendrá de perlas.

3. Practica tu propio lenguaje corporal. Si te encorvas, tartamudeas y evitas el contacto visual, probablemente darás una imagen de persona ansiosa, y harás que los demás se pongan nerviosos también. En cambio, si sonríes, asientes con la cabeza, muestras interés y te inclinas hacia la persona con quien estés hablando, incluso manteniendo el contacto visual, darás una imagen de persona abierta. (Fijar la vista alrededor de los ojos del otro, así como mirarle directamente a ellos es más que suficiente. No se trata de que tu mirada se quede pegada a la suya ni de que no le quites la vista de encima.)

4. Interésate más por la otra persona que por la impresión que puedas dar. Prestarle atención es uno de los mejores cumplidos que se le puede hacer a una persona. Para demostrar que lo ha-ces, sírvete de pequeños estimulantes de la conversación: asiente con la cabeza, sonríe, emplea expresiones del tipo «¿Sí?», «¿De verdad?», «¡No me digas! », etc.

5. Desarrolla tu inteligencia emocional. Para saber qué les ocurre a los demás, debes saber leerles las emociones. Entender las emociones de los demás es mucho más fácil cuando uno comprende las propias. Aquí es donde muchas personas, en especial los hombres, tienen uno de sus puntos débiles. Y una vez más, ésta es la razón de que sea tan importante que desarrolles esa relación contigo mismo. Lo puedes hacer solo o con un trabajo de coaching adicional.

Y para finalizar este mega artículo, te dejo un ejercicio para que empieces a construir tu confianza social y fortalecer la autoestima.

EL CONSTRUCTOR DE CONFIANZA SOCIAL

Primera parte.

  1. Busca la compañía de personas socialmente expertas y aprende de ellas. Ponte a su lado cuando estén con otras personas, escucha lo que dicen y observa lo que hacen. Diles qué quieres conseguir. ¿No conoces a nadie que sea así? No tienen que ser superestrellas, simplemente alguien que tenga algo de lo que tú necesitas.
  2. ​Fórmate tu equipo de ensueño con personajes del cine y la televisión. Procúrate videoclips de personas que consideres buenos modelos de rol, en los que aparezcan iniciando conversaciones o contactos, o mientras interactúan con otras personas. Móntate tu propia película mental en la que hagas lo mismo que esos personajes. Métete en la película y siente lo que en ella se ve. Ajústala a tus necesidades.
  3. Fíjate el objetivo de hablar a tres personas que no conocieras antes, en algún sitio en que te sientas seguro. No tiene más finalidad que la de que inicies deliberadamente el contacto. Puede ser éste un breve cambio o una conversación extensa. No importa; el objetivo es el contacto.
  4. No lo hagas sólo una vez, sino repítelo de forma regular. Acostúmbrate a aproximarte a los demás sin más expectativas. Hazlo todos los días durante una semana —o el resto de tu vida—. ¿Te parece mucho? Bueno, piensa que sólo irás formando este nuevo músculo de la confianza cuando te salgas de tu zona de comodidad. 

Segunda parte

  1. Determina qué es lo que te hace sentir vivo y despierto. Puede ser cualquier cosa. Concéntrate en cómo convertir en rutina esta nueva conexión social. Por ejemplo:Actividades: decide tres actividades diferentes que te diviertan o puedan divertirte. Hazlas en compañía e inicia el contacto con otros participantes. Serán actividades vigorizantes.Ropa: vístete de diferente color cada día. Observa con qué color te sientes con el mejor ánimo y cuáles te van mejor en determinadas ocasiones. Empieza a ponerte el tipo de ropa que te haga sentir tal como quieres y con la que te sientas cómodo/a estés donde estés.
  2. Practica cómo terminar con gracia cualquier interacción. Sé consciente de que eres libre para quedarte o irte. Una vez más, observa tus modelos de rol, reales o del celuloide, y fíjate en cómo lo hacen. Ten una estrategia de salida. Es posible incluso que quieras tener preparada alguna excusa que puedas usar si viene al caso.

Si te ha gustado este artículo déjame un comentario y además si piensas que puede ser de ayuda a otras personas, te agradecería que lo compartieras en tus redes sociales.

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Tania - septiembre 1, 2017

Hola Nacho!

Buahhhhhh, qué artículo más completo y cuánto valor compartes! Me he quedado anonadada!

Mi nombre es Tania y mi proyecto online, así como mi propio desarrollo personal, está muy relacionado con la autoestima.

Cuando me di cuenta de que sólo intentando arreglar los problemas de los demás era como me sentía valiosa, me pareció que realmente no les estaba haciendo ningún favor a estas personas, y mucho menos a mí.

Me parece muy acertado eso que dices de dejar autonomía a cada persona, porque sino en lugar de ayudarles les hacemos dependientes de nosotros y aparece el famoso apego, que se acabó convirtiendo en un lastre para mí. Tenía que cargar con los problemas de todo el mundo, y la carga ya era insostenible planteada de la manera que la estaba planteando.

Ahora, con mucho más conocimiento de mí misma y del tema, me siento mucho más preparada para ayudar sin hacer dependiente a las personas que requieren de mi ayuda y sin sentirme tan exhausta.

Muchas gracias por tanta información!

Un abrazo

Reply
    Nacho Fernandez - septiembre 1, 2017

    Hola Tania:

    Me alegro que te haya sido útil este artículo. Te agradezco mucho tu comentario al respecto.

    Tienes una misión increíble y estoy seguro que estás ayudando a muchas personas a cambiar sus vidas.

    Un saludo

    Reply
Deja tu comentario: