Cómo Mejorar Tus Relaciones de Pareja
Como Mejorar Tus Relaciones de Pareja (y las demás, también)

Cómo Mejorar Tus Relaciones de Pareja (y las demás, también)

La capacidad de experimentar en nosotros mismos cómo alguien hace lo que hace es una parte esencial de cualquier buena relación.

Y tus relaciones de pareja lo son.

Sin una cierta comprensión de cómo otros experimentan los acontecimientos de modo diferente a nosotros, las respuestas de los demás serían para siempre (y de hecho lo son para un gran número de personas) un enigma para nosotros, como lo es para una persona autista.

La idea básica de la importancia de aprender a “caminar en los zapatos de otro” es muy antigua, y ha sido ampliamente reconocida en el campo de la psicología, así como por muchas tradiciones espirituales.

Sin embargo, pocas personas desarrollan eficazmente esta capacidad, ya que es una habilidad que rara vez se enseña en detalle.

Afortunadamente, es posible ayudar a las personas a que aprendan esta habilidad, clave en las relaciones de pareja,  a través de un ejercicio simple que puede convertirse en una tarea.

Si quieres, claro 😉

Aunque simple de entender y fácil de hacer, a menudo tiene efectos profundos y de largo alcance. Los clientes a los que ayudo, se sorprenden a menudo de que sean capaces de entender mejor y con total naturalidad, el punto de vista de los demás , mejorando sus relaciones de pareja, y sintiéndose con más recursos en el trato con la familia, amigos, y compañeros de trabajo.

La tarea consiste en enseñar al cliente tres posiciones perceptivas fundamentales. Cada una ofrece un tipo único de sabiduría, y juntas proporcionan una gama sorprendentemente completa de información para encontrar nuestras propias soluciones a los inevitables conflictos y desafíos que se presentan a la hora de mantener relaciones de pareja.

Las Tres Posiciones Perceptivas Para Mejorar Tus Relaciones de Pareja

1. Auto Posición. Cuando pienso en una interacción con otra persona, lo experimento desde mi propio punto de vista, mirando a través de mis ojos viendo a la otra persona.

Esta es la posición en la que la mayoría de nosotros suponemos que estamos todo el tiempo. Cuando uso esta posición, estoy en contacto con mis propias necesidades, y puedo dedicarme a mis propios intereses y metas. Si sólo utilizo la auto posición, soy como un niño pequeño, egocéntrico y egoísta, y las necesidades y deseos de los demás no significan nada para mí.

2. Posición de observador. Puedo observar la misma interacción entre yo y la otra persona en las relaciones de pareja desde el exterior, como si yo fuera un observador viendo dos desconocidos en un televisor.

Desde esta posición, puedo observar desapasionadamente la interacción entre nosotros, la secuencia de palabras, gestos y expresiones que se dan en la comunicación. Cuando uso esta posición, soy capaz de ver mi propio comportamiento más claramente, como si estuviera viendo a alguien más, y también ver cómo cada uno de nosotros está respondiendo al otro libre de la evaluación y el juicio.

Si sólo utilizo la posición del observador, me convierto en una persona desprendida y distante, la vida pierde sentido, y soy como un personaje de una novela existencialista.

3La posición del otro. Experimento la interacción entre nosotros desde el punto de vista de la otra persona. Me “convierto” en ella y experimento lo que se siente al ser esta persona en esa situación, mirando hacia mí.

Cuando hago esto bien, adopto las creencias, actitudes, valores, conocimientos de la otra persona y su historia personal mejorar mi conocimiento y capacidad.

Cuando uso esta posición, soy capaz de ganar un profundo, rico y detallado conocimiento experiencial de lo que otra persona está experimentando.

Si sólo utilizo la otra posición, vivo para la otra persona más que para mí, adoptando una vida de sacrificio en las relaciones de pareja, en la que las necesidades y los deseos de la otra parte siempre tienen prioridad sobre los míos.

Cada una de estas posiciones tiene ventajas y limitaciones particulares.

La capacidad de utilizar plenamente las tres nos da todas las ventajas y deja atrás las limitaciones. Como muchas habilidades, en principio esto puede ser un proceso principalmente consciente, pero con la práctica se convierte en predominantemente inconsciente y natural.

He aquí algunos ejemplos de personas de cómo este ejercicio ha ayudado a ser más ingeniosos espontáneamente en las relaciones de pareja:

Ejemplos reales
Una mujer  quería complacer a su marido durante el acto sexual, pero se había disgustado por un aspecto de ella que a su marido le gustaba. Cuando ella tomó su posición, y descubrió lo mucho que disfrutaba, dijo, “¡Wow, no sabía que le gustaba mucho esto!”

Cuando pasó a la posición de observador, se vio a sí misma siendo amable con su marido, dándole una experiencia que fue muy especial para él. Cuando regresó a la auto posición, todo el asco que sentía inicialmente se había ido, reemplazado por la felicidad por poder complacerlo tanto.

Un hombre, mientras exploraba una disputa verbal  difícil con su esposa, descubrió cómo ella se sintió sorprendida y atacada por algunas de las cosas que había dicho, cuando desde su propia perspectiva lo había visto como una expresión plena de su frustración y confusión. Esto lo llevó a adoptar un enfoque mucho más gentil y compasivo al hablar con ella. Y cuando él le dijo lo que había experimentado como si fuese ella, ella se conmovió hasta llorar ya que por fin él entendía cómo se sentía.

Ejercicio de Posiciones Perceptivas para Mejorar Tus Relaciones de Pareja

Estas directrices están diseñadas para proporcionarte un ejemplo general para que lo apliques en tus relaciones de pareja.

Diferentes personas necesitarán más instrucción en diferentes aspectos, tienen diferentes preguntas o preocupaciones que requieren explicación, etc.

Después de por lo menos una, y preferiblemente dos o tres experiencias guiadas por el proceso, se le pide al cliente que busque un lugar tranquilo y que haga el mismo proceso diario con uno o dos incidentes de cada día en sus relaciones de pareja.

1. Eligiendo el acontecimiento que se quiere trabajar.

Quiero que pienses en una dificultad menor que hayas tenido con tu pareja. Cuando estamos aprendiendo este método, es muy importante utilizar una pequeña dificultad. Más tarde, cuando estés más experimentado y fluido con los pasos del proceso, será mucho más fácil y más útil procesar grandes temas.

2. Auto posición

Revive esta experiencia desde tu propio punto de vista. Ve lo que viste con tus propios ojos, escucha lo que escuchaste con tus propios oídos, y ten los sentimientos que tuviste en respuesta a esos eventos.

3. Posición Observador.

Ahora quiero que te muevas hacia los lados en una posición cómoda desde la que puedas verte a ti mismo y a tu pareja igual de bien. Desde esta posición, ejecuta la misma película del acontecimiento que acabas de ver, pero desde esta nueva perspectiva, viendo y escuchando todos esos eventos, esta vez simplemente con una actitud de curiosidad acerca de lo que puedes aprender acerca de esta interacción entre la pareja.

Si tienes sentimientos distintos de curiosidad o una gentil compasión por ellos, esos sentimientos probablemente pertenecen a cualquiera de ellos, así que deja que esos sentimientos se vayan a donde pertenecen. Ahora toma un poco de tiempo para permitir que todo tu ser memorice e interiorice esta posición de observador, siendo fácil volver a ella en el futuro cada vez que quieras y que te resulte útil.

4. Posición del otro

Ahora ponte en el lugar de tu pareja y observa cómo se expresa su forma de ser en el mundo de manera no verbal, en su tono de voz, su ritmo, sus posturas, movimientos y gestos, etc. temporalmente dejando atrás a tus propias creencias, valores y supuestos, moviéndote suavemente hacia ella y entrando en ella, de modo que puedas experimentar esta situación como ella lo hace.

Siendo como tu pareja, ejecuta la misma película de ese evento, a medida que descubres lo que es ser ella en esta interacción. Tómate tu tiempo para hacer esto, de nuevo con un sentido de la curiosidad acerca de lo que se puede aprender de esta experiencia y perspectiva. Es posible que desees repetir la película del suceso una vez o dos veces para estar seguro de que lo experimentas todo a fondo desde esta perspectiva. …

5. Posición del observador

Ahora regresa a la posición de observador. Manteniendo todos los aprendizajes de la otra posición, puedes dejar completamente de lado esa posición, y de nuevo corre la película, y nota cualquier cambio en la experiencia de estos eventos desde esta posición de observador después de experimentar la perspectiva de tu pareja

6. Auto posición.

Ahora vuelve a tu propia auto posición  y de nuevo corre la película, y nota cualquier cambio en la experiencia de estos eventos desde esta posición después de experimentar la perspectiva de tu pareja y la de la posición de observador.

Una persona puede seguir pasando de una posición a otra, siempre y cuando siga proporcionándola información útil. Por lo general, terminamos en la posición de uno mismo, ya que es la forma en que podemos vivir más con habilidad la mayor parte de nuestras vidas.

El uso de este proceso en una situación en tus relaciones de pareja siempre nos da un nuevo entendimiento y a veces profundo. Los aprendizajes que se realizan en cada posición se transfieren y enriquecen a las demás.

Normalmente los resultados de este ejercicio ayudan en las relaciones de pareja a:

  • Ser claro acerca de los deseos, necesidades y objetivos.
  • Sentirse con más recursos.
  • Ser más compasivo hacia la pareja.
  • Tener más acceso a soluciones creativas.
  • Experimentar una mayor sabiduría en las relaciones de pareja.

Como cualquier otra habilidad, aprender cómo entrar en cada posición, como experimentarlo, y aprender a cambiar espontáneamente de forma rápida y sencilla desde una posición a otra, mejora con la práctica.

Utilizando este proceso como tarea “afila” la habilidad, al mismo tiempo que aclara y enriquece las situaciones en tus relaciones de pareja que han sido difíciles y problemáticas.

 

Si te ha gustado el artículo “Cómo Mejorar Tus Relaciones de Pareja  (y las demás, también)”, dale un “Me gusta”. Si conoces a alguien a quien le pueda interesar, compártelo en tus redes sociales. Y si tienes algo que decirme, hazlo en un comentario.

 

Nacho Fernandez

Nacho Fernández es el autor del blog Terapia y Crecimiento Personal donde comparte estrategias y habilidades para ayudarte a que construyas una autoestima sana alejándote de los miedos para que tomes la iniciativa en tu vida. Puedes ver más acerca de Nacho en este enlace

Haz clic aqui para dejar tu comentario

Deja tu comentario: